Lunes, 27 Octubre 2014
Artículos relacionados
Ser o no ser: bilingüismos
Blog | E'px | Yásnaya Aguilar | 04.01.2012 | 2 Comentarios

Yasnaya-bio Sígueme en Twitter @yasnayae

En mi pueblo, y en toda la región, recuerdo que había dos tipos de escuelas primarias, las de “Educación formal”  en las que todas las materias se enseñaban en español y las escuelas “bilingües” en las que se impartían clases en ayuujk (sólo mientras los alumnos aprendíamos español). El trato oficial hacia este segundo tipo de escuelas era, por decirlo de algún modo, peculiar. Los padres de familia en general pensaban que debían evitar enviar a sus hijos a las escuelas bilingües pues se decía que recibían una educación de menor calidad, estas escuelas tenían instalaciones más precarias y los profesores bilingües recibían un salario mucho más bajo en comparación con los  profesores del sistema “formal” que sólo impartían clase en una lengua: el español.  Esto a pesar de que la mayoría de los niños hablábamos ayuujk como lengua materna. Sobra decir que lo profesores bilingües intentaban cambiarse al sistema “formal” en cuanto era posible. Se entendía que la palabra “bilingüe” tenía una connotación negativa, opuesta a “lo formal”.

Durante el primer viaje que hice a la Ciudad de México, cuando ya había aprendido a leer en español, me di cuenta que, infiriendo información de varios anuncios y de ciertas conversaciones, existían escuelas bilingües también, pero que las personas trataban de enviar a sus hijos a esas escuelas y que los profesores de estas escuelas ganaban un mejor salario. Las secretarias bilingües eran más apreciadas que las monolingües y me di cuenta que, en general, la misma palabra “bilingüe” tenía una connotación positiva. Y como les había dicho, por un instante pensé, al igual que pensaba en ese entonces mi hermana menor, que en la Ciudad de México, además de español, la mayoría de los habitantes también hablaban náhuatl y que lo tendrían en muy buena estima.

Pronto me explicaron que no, que “bilingüe” significaba poder manejar dos lenguas: inglés y español.  Fue entonces que me di cuenta de el problema no era hablar dos lenguas, sino cuáles eran esas lenguas. Me di cuenta que hay clases de bilingüismo y al menos uno de ellos parecía ser indeseable: hablar una lengua indígena implicaba tener un menor sueldo como profesor y, aún más, un menor prestigio dentro del sistema educativo.

Entendí, en pocas palabras, que no es lo mismo ser bilingüe que SER bilingüe.

2 Respuestas para “Ser o no ser: bilingüismos”
  1. jaime Estrada dice:

    SER bilingüe es pensar de dos maneras distintas el mundo por lo tanto es reconocerse dos veces en el espejo de los otros . por eso a veces no los vermos o, no nos ven por que no hay reflejo en el espejo, a veces no hay ni espejo..( yo no soy bilingüe y me da pena reconocerlo.quiza entiendo el nahuatl si lo leo pero no lo hablo… aunque creo o pienso que pienso en español y en nahuatl

  2. Rodrigo dice:

    Soy hispanoparlante nativo, y debo decir que esto es horrible. Incluso yo mismo, hispanohablante nativo, cuando refiero que hablo maya, me veo inmediatamente menospreciado; suele hacer falta que aclare que domino una lengua europea para que el estigma se borre. Esas son pendejadas. Aquí, tinocniuh, in íits’in (mi amiga, mi hermana), seguimos luchando por que esa situación cambie. ¡Ko’ox t’aanik máasewal t’aan!

Dejar un comentario



Josef K. habla mixteco
En El proceso, de Franz Kafka, se narra la historia de Josef K. un oficinista arrestado, acusado y condenado por un crimen del que no se entera nunca. La narración está construida de tal manera que el protagonista tiene que enfrentar un juicio que no entiende, no entiende de qué se le acusa, no entiende […]
¿Por qué y qué traducir a lenguas indígenas?
Waldo Villalobos, nuestro profesor en el taller de traducción literaria en el que nos encontrábamos hablantes de zapoteco, mixe y mixteco, nos dijo: “La lengua a la que más se traduce actualmente es el inglés”. Esta afirmación tiene varias implicaciones, el estatus social y político del inglés parece estar directamente relacionado con el hecho de […]
¿Para qué publicar libros en lenguas indígenas si nadie los lee?
Es lamentable que una de las principales descalificaciones que sufren las publicaciones que se realizan en lenguas mexicanas distintas del español se base en la falta de lectores potenciales. Hace unos días leía una columna que descalificaba la publicación de un material de divulgación sobre nanociencia y nanotecnología en lenguas como el mixteco y el […]
¿Oralidad y tradición oral?
La oralidad y la tradición oral no son términos equivalentes. La oralidad es una propiedad de todas las lenguas del mundo: todas las lenguas utilizan un medio vocal-auditivo para establecer la comunicación. Todas las interacciones lingüísticas de una lengua, por ejemplo, del mixe o del español se dan por medio de la oralidad: todas las […]
Caminos lingüísticos de ida y de regreso:
Novelas en maya, libanas en español
Escribir novelas en mixe, obras de teatro en tepehua, poemas en tepehuano son rutas posibles en el campo de los encuentros interculturales, posibilita experimentar lenguas en los géneros literarios de otra tradición cultural. Más allá de los gustos personales estoy a favor y me interesa el resultado de estos encuentros, las implicaciones que acarrea, las […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (25.672)
...

La distribución del ingreso en México (10.334)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (8.043)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (5.330)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (2.774)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: El acento está en las ciudades. Algunos resultados de la base de datos ECCA 2012
Suhayla Bazbaz y Eduardo Bohórquez