Lunes, 27 Octubre 2014
Artículos relacionados
Salto al vacío – efecto involuntario
Blog | Optográfica | Helena Okón | 29.08.2012 | 1 Comentario

HelenaOkon

Traigo en mi cartera hasta el día
de hoy una nota que dice:
‘Mi suicidio es un gesto
de libre albedrío’

Rubem Fonseca

La calma de los muertos es imprevisible, apabullante. En ocasiones los cadáveres evocan terror, pero es más tenebrosa la contradicción entre calma y contundencia que se aloja en algunos. Hay una muerta cuya calma persigue; su nombre era Evelyn McHale.

Cuando uno salta al vacío puede caer elegantemente y aterrizar con los pies cruzados. Pero esto no es común. El drama del cuerpo en el aire todos lo presenciamos el once de septiembre de un año que ya no quiero recordar. Nos conmovimos con ese último acto de desesperación, el que Frederic Beigbeder tan certeramente describió en su libro Windows on the World; en efecto, hay quienes deben elegir entre morir por fuego o por aire. Pero ellos no eran suicidas. Las figuras que cayeron con las rayas verticales del World Trade Center de fondo no eran suicidas. Eran humanos desesperados, pero no buscaban la muerte. Evelyn McHale sí la buscaba.

El 2 de mayo de 1947, a las 10:40 de la mañana un policía de nombre John Morrissey notó una mascada blanca que caía flotando desde las alturas del Empire State, unos segundos después, escuchó un golpe seco.

Parece que al saltar desde un edificio se corre siempre el riesgo de perder los zapatos. Siempre son lo primero en irse. Igual sucede con los choques, la gente inexplicablemente pierde los zapatos. Se dice que es tal la contracción de los músculos, tan innatural el movimiento corporal causado por el impacto, que se le salen a uno, existan agujetas, hebillas o nada. Al saltar de un edificio puede uno perder los zapatos, incluso hasta se pueden romper las medias, pero pueden conservarse los guantes intocados. Se puede caer los más de trescientos metros de altura, llegar al fondo, caer sobre una limusina y destruirla, pero seguir con la mano aferrada al collar de perlas que con tanto cuidado se colocó sobre un cuello esa misma mañana. Se pierden los zapatos, y la vida, por supuesto, es lo que sin duda se pierde.

Los que deciden lanzarse al aire no suelen terminar como una imagen tolerable ante la mirada ajena. Sus cuerpos normalmente terminan destrozados, con huesos dislocados y alojados en sitios donde no corresponden. Pero Evelyn no. Ella sólo perdió los zapatos, nada más.

El 2 de mayo de 1947, Robert Wiles, un estudiante de fotografía, vio a una mujer incrustarse contra una limusina de las Naciones Unidas. Corrió y miró la escena. De inmediato produjo la única foto que publicaría en su vida. La imagen resultante se conoce popularmente como “el suicido más bello”. En la fotografía, el rostro y el cuerpo de Evelyn McHale se encuentran en reposo absoluto. Nada en su compostura indica que haya saltado desde una altura mortal buscando la muerte, excepto su falta de zapatos, y el hecho de que está acurrucada entre el metal ahora corrugado del techo de una limusina destrozada.

evelyn

6500 ventanas más arriba, en la plataforma de observación, se encontró una nota que decía: “No quiero que nadie dentro o fuera de mi familia vean ninguna parte de mí. ¿Podrían, por favor, destruir mi cuerpo por cremación? Les ruego a ustedes y a mi familia – no hagan un funeral ni remembranza alguna para mí. Díganle a mi padre que tengo demasiadas de las tendencias de mi madre.” Atravesadas por una línea de tinta, en la misma nota, las siguientes palabras “Él está mucho mejor sin mi… yo no sería una buena esposa para nadie”.

Un segundo antes estaba ahí, en el borde, observando el horizonte como todos los demás turistas. Pero de pronto dejó de estarlo. La barandilla y las múltiples barreras no la detuvieron. Ya no está. Ha desaparecido. Se ha lanzado. No quiero que nadie dentro o fuera de mi familia vea ninguna parte de mí. El deseo de desaparecer súbitamente; ahí radica el impulso básico del suicidio. Esfumarse. Disappear into thin air, dicen los angloparlantes. Desaparecer por completo y convertirse en aire. No cualquier aire. Aire delgado, viento.

¿Podrían, por favor, destruir mi cuerpo? Y sin embargo, la última imagen de ella le robó su último deseo. Lo único que quería era desaparecer, pero el cuerpo de McHale se convirtió en un nuevo cuerpo que es la imagen fotográfica. Pasó a formar parte del imaginario colectivo en el instante en que Wiles vendió su foto a la revista Life, y dos semanas después se publicó a página completa.

En 1962, la imagen del cadáver de Evelyn pasó a formar parte de la serie Death and Disaster de Andy Warhol. Una serigrafía con el título Suicide (Fallen Body) reprodujo mecánicamente el epicentro de su caída. El proyecto consistía en la alteración de fotografías apropiadas, e incluía imágenes de choques, la bomba atómica, la silla eléctrica, motines racistas, envenenamientos y temblores. Warhol, al hablar de las víctimas retratadas en estas imágenes, dijo “no es que yo sienta lástima por ellos, es sólo que la gente pasa y no le importa que alguien desconocidos haya muerto… a mí todavía me importa la gente, pero sería tanto más fácil que no me importara”.

Toda acción impuesta sobre el cuerpo de una persona en muerte es, por definición, involuntaria. Los vivos argumenta que el tratamiento que se da al cuerpo del difunto coincide con la voluntad que dictara en vida, pero ésta queda siempre secuestrada por el impulso emocional de los vivos. Los muertos no saben en lo que se están metiendo cuando piden que tal o cual cosa sea hecha con sus cuerpos. Como Addie Bundren, protagonista de la novela de William Faulkner Mientras agonizo (As I lay dying), quien no sabía que el cumplimiento de su último deseo involucraría que su cuerpo fuera arrasado por el agua, las llamas, y la tierra al ser acarreado por kilómetros y kilómetros mientras el hedor de su pudrimiento se incrementaba, acompañando a la devota familia, cuya devoción resultó ser más necedad, que una obsesión por cumplir el deseo de su muerta.

No hagan remembranza alguna para mí. Mi madre siempre dice que un no debe decir lo que quiere, ni lo que no quiere, que se haga con su cuerpo tras morir. Los demás harán exactamente lo contrario. Si uno quiere que lo entierren, lo cremarán; si uno quiere que haya misa, no habrá. Y así, los vivos imponen siempre su voluntad sobre los muertos.

¿Sobre qué eje rota la moralidad o no de fotografiar a los muertos en el instante de su vulnerabilidad más extrema, cuando definitivamente, ya no se pueden defender? ¿Qué elección tienen los cadáveres al convertirse en símbolos?

El 2 de mayo de 1947 el New York Times informó en un breve artículo, que Evelyn Mc Hale, tras haber realizado una visita a su novio, subió hasta la plataforma de observación del piso 86 del Empire State y se convirtió en la doceava persona en saltar desde aquella altura.

Una respuesta para “Salto al vacío – efecto involuntario
  1. Kirsch Cobric dice:

    ;{D

Dejar un comentario



El timbre de las campanas: Dos encuentros con la lengua de los otros
En el mixe de Ayutla, tääy significa “ser chistoso/ser gracioso/ser ocurrente” y en el mixe de Tlahuitoltepec significa “mentir”. Una sutil diferencia que en ciertos contextos me ha puesto en aprietos: “¿me estás mintiendo?” me preguntan y yo entiendo “¿estás siendo graciosa? ” a lo que, con entusiasmo, y con un guiño en el ojo, […]
Maxu’nk: Duérmase mi niño, duérmaseme ya Canciones de cuna en las lenguas del mundo
En algunas comunidades mixes se cree que los recién nacidos traen consigo un torta lingüística bajo el brazo: entienden una lengua universal que después se irá puliendo con las palabras de los adultos hasta sacar de ella un diamante prístino: el ayuujk. En sueños, algunas veces podemos recordar esa lengua universal con la que nacemos […]
México en el mundial: crónica de una mediocridad anunciada
Hace cuatro años, el director técnico de la selección mexicana, Javier Aguirre, ofreció una opinión honesta de las posibilidades de su equipo en la Copa Mundial de 2010:   “Se genera mucha expectativa respecto al equipo mexicano y luego hay voces que salen de tono, ¿Campeones? México es lo que es, fue 15 en Alemania, […]
Sexciudadanía
  Los vínculos entre sexualidad y ciudadanía son múltiples y vitales; entender su relación permite visualizar las problemáticas y soluciones del desarrollo humano y social con mayor nitidez desde una perspectiva integral. Existe una distancia entre la declaración de derechos y la posibilidad real de su observancia, exigencia y respeto, pues entre estas dos situaciones […]
El novelista: esa marmota indescifrable
Hace como dos años en la Feria del Libro Independiente que se organiza en el Museo de Arte Carrillo Gil, me encontré con una obra de la editorial alemana Bom dia, Boa tarde, Boa noite. Para ser honestos, lo más llamativo del stand era el vendedor. Me acerqué y me dijo algo así como que […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (25.757)
...

La distribución del ingreso en México (10.338)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (8.043)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (5.337)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (2.780)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: El acento está en las ciudades. Algunos resultados de la base de datos ECCA 2012
Suhayla Bazbaz y Eduardo Bohórquez