Lunes, 24 Noviembre 2014
Artículos relacionados
Pepe el Toro, Cantinflas y el español normal
Blog | E'px | Yásnaya Aguilar | 03.10.2012 | 0 Comentarios

Yasnaya-bio

Un día le pregunté a una amiga colombiana qué impresión tenía del español hablado en la ciudad de México: ella me respondió que el día en el que pisó el aeropuerto sentía que todo el mundo le hablaba como Cantinflas: la señora de la renta, su profesor de posgrado, los hijos pequeños de su vecino y yo misma. Yo, hablando como Cantinflas. Con el tiempo, mi amiga fue percibiendo las diferencias entre las maneras de hablar español en la Ciudad de México aunque siempre, el rasgo que nos unificaba a sus oídos, era el hecho de que todos teníamos el acento propio de Pepe el Toro.

Resulta curioso cómo, a pesar de las evidencias, será difícil que un día dejemos de pensar (o más importante aún, de sentir) que la manera en la que hablamos una lengua es la variante “normal”. Durante un largo debate en un programa de televisión sobre las distintas variantes del español, los panelistas llegaron a la absurda conclusión de que el español más elegante, el “normal”, era el español colombiano. Por otra parte, ciertas personas que deciden aprender español como segunda lengua eligen el español madrileño pues argumentan que fue ahí donde nació el español verdadero mientras que otros prefieren el español hablado en América pues piensan que se ha corrompido menos y guarda más palabras del español antiguo. Como un ejemplo paradigmático de estos prejuicios, en Wikipedia se puede leer que “a causa de que la procedencia social de la mayor parte de los conquistadores y colonizadores españoles -soldados, expresidiarios, aventureros, etc.- pueden señalarse el vulgarismo y el carácter rústico como rasgos característicos del español de América”. Lo mismo sucede entre el inglés americano y el inglés británico. Los prejuicios que median entre las distintas lenguas que se hablan en el mundo también se presentan entre las distintas maneras de hablar algo que se considera un mismo idioma.¿Cuál es el español normal? ¿Cuál es el inglés normal? ¿En dónde se habla el amuzgo normal? Todos diremos que el nuestro, que es el “otro” el que habla distinto, modificado, corrompido o simplemente chistoso.

Este mismo fenómeno se presenta en todas las lenguas del mundo con excepción de aquellas que cuentan con realmente pocos hablantes. Es difícil reconocer que el ayuujk (mixe) de otro pueblo es tan normal como el mío, resulta complicado decir que el zapoteco del Valle de Oaxaca no es el más elegante, es difícil creer que el español de Tepito es tan completo y complejo como el español de Madrid y el español de Buenos Aires. Muchas personas se resisten firmemente a aceptar que existen argumentos lingüísticos para sostener que el español que se habla en los pasillos de la Facultad de Filosofía y Letras es igual de complejo y rico que el español que se habla en los pasillos del Mercado de la Merced. Descalificar al otro con base en diferencias lingüísticas parece menos violento que hacerlo por su color de piel o por su poder adquisitivo pero al final el origen es el mismo. ¿Por qué es tan difícil aceptar que la variedad de lengua que hablamos no es tan normal como cualquier otra? Al final, el español que hablamos, con doctorado o sin estudios, puede sonar como si fuera exactamente el mismo español a oídos de otras personas: el de Cantinflas.

Dejar un comentario



“Es un mátalas callando”
El embuste en palabras
Este texto estará disponible en el transcurso del mes. Por favor, visite el sumario general o el sumario del suplemento de Cultura regularmente. Los títulos subrayados indican que el artículo completo ya está disponible. Suscríbase a Este País y reciba la versión impresa cada mes a la puerta de su casa o cómprela con su […]
Josef K. habla mixteco
En El proceso, de Franz Kafka, se narra la historia de Josef K. un oficinista arrestado, acusado y condenado por un crimen del que no se entera nunca. La narración está construida de tal manera que el protagonista tiene que enfrentar un juicio que no entiende, no entiende de qué se le acusa, no entiende […]
¿Por qué y qué traducir a lenguas indígenas?
Waldo Villalobos, nuestro profesor en el taller de traducción literaria en el que nos encontrábamos hablantes de zapoteco, mixe y mixteco, nos dijo: “La lengua a la que más se traduce actualmente es el inglés”. Esta afirmación tiene varias implicaciones, el estatus social y político del inglés parece estar directamente relacionado con el hecho de […]
¿Para qué publicar libros en lenguas indígenas si nadie los lee?
Es lamentable que una de las principales descalificaciones que sufren las publicaciones que se realizan en lenguas mexicanas distintas del español se base en la falta de lectores potenciales. Hace unos días leía una columna que descalificaba la publicación de un material de divulgación sobre nanociencia y nanotecnología en lenguas como el mixteco y el […]
¿Oralidad y tradición oral?
La oralidad y la tradición oral no son términos equivalentes. La oralidad es una propiedad de todas las lenguas del mundo: todas las lenguas utilizan un medio vocal-auditivo para establecer la comunicación. Todas las interacciones lingüísticas de una lengua, por ejemplo, del mixe o del español se dan por medio de la oralidad: todas las […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (32.048)
...

La distribución del ingreso en México (12.404)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (9.828)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (6.707)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (3.558)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos