Viernes, 19 Septiembre 2014
Artículos relacionados
Mentiras electorales
Blog | Norteando | Patrick Corcoran | 23.10.2012 | 0 Comentarios

PatrickCorcoran

Las campañas electorales se basan en gran medida en las mentiras. La moneda electoral es la promesa incumplible, los resultados exagerados, y los alardes sin fundamento. Es un intercambio que tanto los votantes como los mismos políticos aceptan.

Estados Unidos no es distinto en este sentido, pero hay una mentira que trasciende todas las demás, y que se me hace un elemento electoral peculiarmente gabacho: que el presidente es un todopoderoso, y que cualquier suceso durante su administración —sea positiva o negativa, doméstica o internacional— se puede atribuir a su liderazgo, o la falta del mismo.

Han surgido varios ejemplos de esta idea errónea en semanas recientes en Estados Unidos. En el debate presidencial de la semana pasada, una de las preguntas más notables se trataba de los planes de cada candidato de bajar los precios de gasolina. Mitt Romney, el retador republicano a Barack Obama, ha culpado al presidente por todo tipo de complicación internacional, desde el éxito exportador de China hasta el ataque contra el embajador estadounidense en Libia de hace unos meses. Casi todos ven la mano de Obama como el factor clave en el desempeño económico actual. Para casi cualquier cosa que ha sucedido en el planeta en los últimos cuatro años, tanto el electorado como la clase política ve a Obama como la causa principal.

Sin embargo, aunque Obama es indiscutiblemente un personaje importante, todopoderoso no es. La demanda de los chinos y los hindúes —2.5 mil millones de personas en dos de las economías que más han crecido en años recientes— es lo que está impulsando los altos precios de gasolina, no las políticas de la Casa Blanca. No está dentro de la capacidad de un presidente de frenar el crecimiento de China, y la seguridad de los diplomáticos es un tema muy importante, pero no es una responsabilidad precisamente presidencial. Y Obama tiene un amplio record económico que le puede gustar o no a usted, pero la condición económica de su país no se debe solamente a Obama, sino también a Benjamin Bernanke (el jefe del Fed), al ciclo económico, y al entorno global. Hasta en asuntos de su propio país, el ejecutivo comparte el poder con el Congreso y el Poder Judicial.

En pocas palabras, muchas cosas suceden gracias a fuerzas más allá del poder de un presidente estadounidense. Desde luego, no es un personaje impotente, y inevitablemente deja una huella tremenda. Pero el marco más común para analizar el desempeño presidencial es incoherente: si algo mal ha pasado, el presidente lo hubiera prevenido, y si algo bueno ha pasado, es gracias al liderazgo en la Casa Blanca.

Más raro aún, todo el mundo efectivamente acepta las reglas del juego, por más inaptas que sean. Son pocos los analistas, votantes, o políticos que minimizan el papel del presidente y reconocen sus límites.

Y de hecho, este concepto del líder no es solamente raro, sino profundamente inadecuado para el futuro, y hasta peligrosamente ignorante.

Lo preocupante de todo eso es que hay cada vez más distancia entre las expectativas del sistema político estadounidense y la realidad. La Unión Americana sigue siendo el país más potente, pero la unipolaridad de los años 90 nunca va a regresar. El mundo que tiene que contemplar cualquier candidato presidencial es uno en que los deseos e intereses de los demás poderes se tiene que tomar en cuenta. Esto es el punto básico de un sinfín de libros recientes, como, para mencionar apenas dos, The Post-American World de Fareed Zakaria, y The End of Influence de Brad DeLong y Stephen Cohen.

Adaptar a este mundo multipolar es un reto fundamental —si no el reto fundamental— del próximo siglo. A mí gustaría escuchar un debate entre los líderes del país sobre cómo lidiar con esta transición inevitable. Lamentablemente, el discurso electoral actual no tiene espacio para tal debate. Entre más pronto cambie, mejor.

Dejar un comentario



Plantíos de coca en Chiapas: riesgo inminente
La semana pasada, el ejército mexicano anunció el hallazgo de un plantío de coca, la planta que se usa para la fabricación de la cocaína,...
Obama contra ISIS
Todo indica que Estados Unidos volverá al ataque en el Medio Oriente. Esta vez, el enemigo es el Estado Islámico de Irak y Siria, o ISIS, un...
Nuevas rivalidades mundiales
  Desde hace siglos, las rivalidades entre los grandes poderes han determinado el curso de la historia. Francia, España e Inglaterra...
Armas inteligentes
Hace unas semanas, el Washington Post publicó un artículo sobre Ernst Mauch, un ingeniero y diseñador estrella de armas. Mauch es un veterano...
Los insuficientes derechos civiles de los afroamericanos en Ferguson, Missouri
Uno de los logros sociales más importantes durante la historia de Estados Unidos ha sido el avance de la población afroamericana durante los...
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (19.631)
...

La distribución del ingreso en México (7.522)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (5.975)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (4.325)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (1.995)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores