Sunday, 21 December 2014
Artículos relacionados
Más que letras. La diversidad lingüística y la cultura escrita III
Blog | E'px | Yásnaya Aguilar | 24.10.2012 | 0 Comentarios

Yasnaya-bio

¿Por qué es importante impulsar la lectura en lenguas nacionales distintas del español? ¿Tiene sentido invertir esfuerzos en desarrollar la cultura escrita en lenguas cuya transmisión está realmente amenazada? Estas preguntas me parecen genuinas en un contexto en el que el propio uso oral de muchas de estas lenguas enfrenta serios problemas. Cabe preguntarse qué sucederá con los libros publicados, los materiales didácticos y el software traducido si en futuro los hablantes tenderán a disminuir y los potenciales usuarios serán casi inexistentes.

Durante mucho tiempo he argumentado que, dado el contexto actual, el trabajo urgente debe realizarse en el terreno de la oralidad; he planteado que mientras pasamos años e incluso décadas tratando de establecer un acuerdo sobre el abecedario que utilizaremos en adelante, sobre el número de grafías y sobre los pormenores del uso de cada una de las letras, el número de los niños que adquiere una lengua originaria como lengua materna es cada vez menor.

¿Tiene sentido entonces comenzar el trabajo de fortalecer los procesos de la lengua escrita cuando la lengua oral se nos va de las manos? No y sí. No tiene sentido si pensamos que para el desarrollo de la cultura escrita tenemos que realizar debates y encuentros que pueden durar demasiados años para determinar un inventario de grafías latinas para escribir nuestra lenguas. El abecedario a utilizar es sin duda importante pues el soporte a utilizar es visual; sin embargo, a la larga el uso es el que norma al final a un determinado sistema de escritura como ha sucedido en la mayoría de los casos; al final, los creadores y los editores tienen la última palabra y la cultura escrita puede desarrollarse a pesar de lo poco adecuado o impráctico de sus sistemas gráficos como en el caso del francés o el inglés. Si no puntualizamos en desarrollar el uso de la escritura desde un enfoque comunicativo podremos llevarnos el resto del tiempo en discusiones bizantinas sobre el uso adecuado de tal o cual grafía, sobre la marcación gráfica de tal o cual tono hasta que un día nos demos cuenta que ya no hay lectores porque la lengua ha muerto. Comencemos a escribir y el uso irá normando las grafías.

No tiene sentido comenzar a fortalecer procesos de fortalecimiento de la lengua escrita mientras la lengua oral desfallece si no caracterizamos su uso como un medio que puede ayudarnos a conocer el mundo, como un medio para acceder a información nueva, a herramientas tecnológicas de actualidad y a un conocimiento de nuestra cultura e historia. Si bien es importante escribir para documentar nuestra tradición oral es importante utilizar la escritura en nuestra lengua para conocer de otras culturas de manera que se interiorice el hecho de que, a través de leer en mixe por ejemplo, puedo adquirir e incrementar conocimiento. En este sentido, los textos literarios son fundamentales pero más importante es aún promover una variedad en la producción de textos: producción escrita en nuestra lengua sobre diversos campos del conocimiento.

Pero por encima de todo, es imprescindible crear un público lector. Si nos centramos solo en la producción, la cultura escrita en nuestras lenguas no estará relacionada con la trasmisión misma de la oralidad. Un público ávido de leer será una de los grandes apoyos para mantener la vitalidad lingüística. Si continuamos apelando solo a escribir para que nuestras creaciones sean traducidas al español y por tanto valoradas en esa lengua, en lugar de escribir versiones monolingües al tiempo que se apuesta por enseñar a leer en nuestras lenguas (de veras enseñar a leer y no solo decodificar fonéticamente un conjunto de grafías) entonces no, no tiene sentido apostar por la lengua escrita mientras la oralidad, sustento de todas las lenguas, está tan amenazada. ¿Quién desea trabajar en crear un público lector en mixe, en chinanteco o en chatino? ¿Quién desea trabajar por utilizar la escritura como la herramienta que es para la trasmisión de distintos tipos de conocimientos en una gran variedad de soportes? La cultura escrita es mucho más que solo letras.

Dejar un comentario



Josef K. habla mixteco
En El proceso, de Franz Kafka, se narra la historia de Josef K. un oficinista arrestado, acusado y condenado por un crimen del que no se entera nunca. La narración está construida de tal manera que el protagonista tiene que enfrentar un juicio que no entiende, no entiende de qué se le acusa, no entiende […]
¿Por qué y qué traducir a lenguas indígenas?
Waldo Villalobos, nuestro profesor en el taller de traducción literaria en el que nos encontrábamos hablantes de zapoteco, mixe y mixteco, nos dijo: “La lengua a la que más se traduce actualmente es el inglés”. Esta afirmación tiene varias implicaciones, el estatus social y político del inglés parece estar directamente relacionado con el hecho de […]
¿Para qué publicar libros en lenguas indígenas si nadie los lee?
Es lamentable que una de las principales descalificaciones que sufren las publicaciones que se realizan en lenguas mexicanas distintas del español se base en la falta de lectores potenciales. Hace unos días leía una columna que descalificaba la publicación de un material de divulgación sobre nanociencia y nanotecnología en lenguas como el mixteco y el […]
¿Oralidad y tradición oral?
La oralidad y la tradición oral no son términos equivalentes. La oralidad es una propiedad de todas las lenguas del mundo: todas las lenguas utilizan un medio vocal-auditivo para establecer la comunicación. Todas las interacciones lingüísticas de una lengua, por ejemplo, del mixe o del español se dan por medio de la oralidad: todas las […]
Caminos lingüísticos de ida y de regreso:
Novelas en maya, libanas en español
Escribir novelas en mixe, obras de teatro en tepehua, poemas en tepehuano son rutas posibles en el campo de los encuentros interculturales, posibilita experimentar lenguas en los géneros literarios de otra tradición cultural. Más allá de los gustos personales estoy a favor y me interesa el resultado de estos encuentros, las implicaciones que acarrea, las […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (42.928)
...

La distribución del ingreso en México (15.590)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (14.039)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (9.088)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Planes a futuro. (Cuento radiofónico) (5.786)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos