Viernes, 19 Septiembre 2014
Artículos relacionados
Los mirones
Blog | Optográfica | Helena Okón | 10.12.2012 | 1 Comentario

HelenaOkon

La gente se ha detenido a observar la maniobra. Quieren ver al muerto, quieren corroborar su propia mortalidad al mirarlo, se juntan en una larga fila de cuerpos que cuelga de la parte superior de la fotografía “Sin título. (Rescate de un ahogado en Xochimilco con público reflejado en el agua)”, tomada en 1960 por el célebre fotógrafo mexicano de nota roja Enrique Metinides. Los mirones invertidos, reflejados en el agua turbia, observan a un hombre atado a una cuerda meterse en el agua. En el agua lodosa flota un cuerpo gris al que han de sacar, de secar. Es el ahogado. El agua que lo rodea no se parece líquida, en la foto se siente sólida, como un pálido flan de mercurio.

Losmirones

La experiencia de ver un cadáver es tan única como la muerte misma. Cada caso es singular. Uno observa un cadáver por primera vez, dos veces; quizá a la tercera vez le siga atormentando, pero después uno ya no lo ve, sabe que verá muchos más y la costumbre avasalla. El paso del tiempo lo asegurará, veremos más. Unos en vivo, otros en imágenes.

Cuando el asombro cesa, la fotografía del cadáver suple a la experiencia directa de mirar a un muerto. Nos estremecemos ante la portada de la nota roja casi del mismo modo en que lo haríamos frente al cuerpo inerte. No es tanto el cuerpo, sino el hecho que se esconde tras su recién adquirido estado, lo que nos tortura. A través de una imagen se mantiene el vínculo entre las experiencias, entre lo vivido y lo visto permanece una constante: la certeza de que aquel está muerto, y yo, que lo miro, todavía no, aunque lo estaré.

Nada es gratis, y el precio que se paga por mirar a los muertos es que se les roba el espacio privado de su propia muerte. Se les impone y niega su soledad en el mismo gesto. La distancia entre el cuerpo y el público que lo observa, en vivo o en la fotografía, es insuperable; aunque estemos ahí, mirando, quizá incluso acompañando, su cuerpo está inevitablemente abandonado, solitario. La fotografía de muertos rompe la distancia segura entre observador y observado, roba la intimidad de la partida, y traiciona a la muerte misma al perpetuarla.

Se habla mucho del daño moral que genera el morbo en la sociedad. Se reprueba, especialmente hoy en día, a “los mirones”, esa masa reunida que se detiene para observar al cadáver caído, al coche chocado, al niño baleado. Ante esto yo respondería: que lance la primera piedra aquel que no haya pecado de morbo. Y continuaría con una hipótesis. ¿Qué sucedería si el morbo, que reúne a los mirones en todo crimen público, surge más bien de un impulso de memorialización apegado al duelo y la remembranza pública? Lo que verdaderamente me parecería escalofriante, es que se encontrara a un muerto, y nadie se quisiera quedar a enterarse qué fue lo que sucedió. ¿Será que el morbo pueda ser más bien parte de una ritualidad social, una catarsis a través de la cual resulta posible procesar la muerte de un individuo en un nivel colectivo? Mucho se critica al que se detiene a mirar a los muertos. Peor, opino yo, sería que nadie los mirara. Sería entonces como si nunca hubieran muerto, y por ende, como si nunca hubieran vivido.

Una respuesta para “Los mirones
  1. edu dice:

    Felicidades doña Helena, este texto le salió muy bonito. Me reconforta mucho ver al morbo desde su perspectiva, es más, lo voy a practicar más seguido. La imagen es también fenomenal. un abrazo

Dejar un comentario



El rostro del misterio

De no existir las imágenes fotográficas, estaríamos condenados a padecer la frustración del aposento doble,...

Las mujeres de los escombros

Ziegelstein-Lager in der Berliner Möckernstraße (Almacén de ladrillos en la Möckernstraße de Berlín), Gerhard...
Fotografía

Desde tiempos prehistóricos, el hombre recurrió a la creación artística con fines rituales, mágicos y espirituales. Lo primero...

Juntos
  Elliott Erwitt, Belgium. Brussels. 1957. De la escena, la expresión del perro es lo que me atrapa. La vida de los perros me fascina,...
Exposición fotográfica y video de Benjamín Alcántara
16 de enero de 2014. 19:30 hrs. Academia de San Carlos, salas 1 y 2, Academia 22 Centro Histórico DF
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (19.568)
...

La distribución del ingreso en México (7.502)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (5.961)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (4.319)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (1.992)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores