Thursday, 18 December 2014
Artículos relacionados
Lo que la mujer quiere. Día Internacional de la Mujer 2012
Blog | Palimpsestos | Antonio Santiago Juárez | 08.03.2012 | 0 Comentarios

AntonioSantiago

¿Existe la naturaleza femenina? ¿Tienen las mujeres una esencia particular distinta?

Podría decirse que la historia del feminismo y de la emancipación de las mujeres va de la mano de las respuestas que se han dado a tales preguntas. Freud pensaba que no existía una sexualidad femenina exclusiva sino que esta se alcanzaba a partir de una negación: tanto mujeres como hombres partirían de un mismo deseo sexual respecto del cual se diferenciarán más tarde —deseo que identificó como masculino.

La niña, ignorante de la existencia de su vagina, viviría el complejo de castración de forma distinta al varón. Como tal complejo no es sino el descubrimiento y aceptación de la muerte como destino y la consecuente separación de la madre como idea de totalidad y salvación, madurar significa abandonar la ilusión que desde el nacimiento une a la madre. Para lograrlo resulta necesaria la figura de un padre que separe a la niña o al niño de la misma: sea de un modo u otro morirás, no hay completitud que valga.

A la fantasía de casarse con la madre —unirse, salvarse con la Diosa— la ley encarnada en la figura paterna brinda al niño la alternativa de encontrar una mujer distinta y la posibilidad de perpetuarse mediante la descendencia. La niña vive igualmente este deseo de unidad, si bien lo sustituye por el de tener un hijo del padre —lo que simbolizaría, para Freud, la famosa envidia del pene: para que la pequeña pueda ser mujer, tendrá que renunciar al órgano masculino y a la satisfacción sexual propia del hombre. Dicho drama fue retratado de manera excepcional por Sabina Berman en su obra “Feliz nuevo siglo Doktor Freud”.

De acuerdo a Élisabeth Roudinesco, a pesar de las críticas que más tarde se le hicieron y de sus evidentes aberraciones teóricas, la virtud del esquema freudiano es que permitió separar la sexualidad de hombres y mujeres respecto de una pretendida “naturaleza sexual”. Ésta no existe, como tampoco un instinto materno o una raza femenina. De aceptar la existencia de tal naturaleza estaríamos más cerca de creer que el lugar secundario que se ha dado a la mujer en la historia es el correcto, sancionado por Dios y por sus religiones. Así, al retomar las discusiones sobre la especificidad femenina y escribir El segundo sexo, Simone de Beauvoir defendió una diferencia radical entre hombres y mujeres basada ya no en la naturaleza sino en la cultura. “No se nace mujer, se llega a serlo”. Pero, ¿quién sanciona lo que es ser mujer y lo que no?

El problema de pensar en una diferencia radical es que nos devuelve al problema de si esta es necesaria más allá de lo anatómico. ¿Hay una esencia femenina que sea propia de la mujer? ¿Esta es por fuerza algo distinto al hombre?

Porque si la feminidad radica en que las mujeres sean más cariñosas, más emotivas, o más receptivas, la mesa está puesta para que se les siga destinando a las tareas que han cumplido históricamente: hacerse cargo de las familias, de los cuidados de los enfermos y de las tareas del hogar.

Por fortuna, las posturas por las que se han decantado las sociedades más adelantadas en el cumplimiento de los derechos humanos, tienden hacia una redistribución de las tareas y de las cargas por igual. El que se brinde a los trabajadores varones hasta medio año de incapacidad por el nacimiento de un hijo es prueba de ello: la feminidad sería algo que no queda en consecuencia del lado de las mujeres, sino que tiende a redistribuirse. Cada vez más familias se reparten el cuidado de los hijos de manera equilibrada o simplemente invierten los papeles: en muchos casos son las mujeres quienes brindan el sustento principal para el mantenimiento del hogar y son los hombres quienes se hacen cargo del cuidado de los hijos.

Jung mostró cómo hombres y mujeres llevamos en el alma las energías del animus y el anima y es la cultura la encargada de dosificar el despertar de ambos polos de acuerdo a las tradiciones de un pueblo. Lo femenino en el hombre y en la mujer es el camino hacia lo más profundo y para hallarlo, en muchas ocasiones el hombre buscará una mujer que le guíe en este viaje —si no es que lo descubre por sí mismo. La mujer, por el contrario, muchas veces lo encuentra desde la infancia, al observar el modelo de la madre. La feminidad, en consecuencia, podría verse como una energía, como una fuerza que se encuentra en todos los seres humanos y que conduce hacia los misterios más profundos de la humanidad.

Dejar un comentario



Pronunciamientos y silencios
Muchos actores políticos suelen no pronunciarse sobre el reconocimiento y respeto de los derechos de las personas cuando estos implican algún grado de polémica o conflicto con prejuicios ampliamente difundidos. Una cultura en pro de los derechos implica no solapar ni guardar silencio ante actos o posturas discriminatorias.   Los derechos: un patrimonio común Factores […]
Cine, género y derechos humanos
Se presentan en distintas sedes del país dos excelentes opciones para disfrutar del cine y asomarse a las temáticas actuales en los ámbitos del género y los derechos humanos; la Muestra Internacional de Cine con Perspectiva de Género y el 7º Festival Internacional de Cine y Foro de Derechos Humanos de México.   dhfest El […]
El día mundial de la salud sexual
Hace unos días se celebró el día mundial de la salud sexual, dedicado al bienestar de la sexualidad. Esta celebración es una importante oportunidad para evaluar qué tanto aporta nuestra sexualidad a elevar nuestra calidad de vida. El día mundial de la salud sexual es una iniciativa de la Asociación Mundial para la Salud Sexual […]
El timbre de las campanas: Dos encuentros con la lengua de los otros
En el mixe de Ayutla, tääy significa “ser chistoso/ser gracioso/ser ocurrente” y en el mixe de Tlahuitoltepec significa “mentir”. Una sutil diferencia que en ciertos contextos me ha puesto en aprietos: “¿me estás mintiendo?” me preguntan y yo entiendo “¿estás siendo graciosa? ” a lo que, con entusiasmo, y con un guiño en el ojo, […]
Sobre la manipulación de moda
Recientemente el senador del PAN, José María Martínez Martínez, anunció que el propósito de la Comisión de la Familia y el “Desarrollo Humano” en el Senado de la República era invalidar los derechos de las familias homoparentales y los ganados con respecto a la interrupción del embarazo, “argumentando” que se trata de una moda.   […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (42.628)
...

La distribución del ingreso en México (15.393)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (13.891)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (8.975)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Planes a futuro. (Cuento radiofónico) (5.343)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos