Thursday, 27 November 2014
Artículos relacionados
Leyes antilavado no son antiviolencia
Blog | Norteando | Patrick Corcoran | 16.10.2012 | 1 Comentario

PatrickCorcoran

La semana pasada, el Senado mexicano aprobó una nueva ley contra el lavado de dinero, mucho más dura que las que han existido hasta el momento. De entrar en vigencia la nueva ley, ya no se podrá utilizar efectivo en montos mayores que 500 mil pesos para comprar bienes raíces. Para la compra de carros y camionetas, el tope es 200 mil pesos.

Fue la segunda noticia importante que trataba del dinero sucio en la semana. Días antes, la PGR anunció el incauto de una isla perteneciente a un presunto prestanombres de Tomás Yarrington, exgobernador de Tamaulipas. Además, solicitó la comparecencia de Yarrington y Eugenio Hernández, otro exmandatario tamaulipeco, sobre el origen de bienes ya confiscados por las autoridades.

Las dos noticias son ejemplos de la idea du jour en cuanto a las tácticas para combatir el crimen: los esfuerzos antilavado. Sin embargo, hay una gran diferencia entre la utilización de tal táctica contra un político y contra un criminal violento, y antes de apostar fuertemente en el antilavado, se vale considerar más a fondo los límites de tal herramienta.

Al seguir la pista financiera, las autoridades tienen la oportunidad de descubrir cuáles bienes son de origen dudoso, y quién se vincula con quién. Si uno va en pos de políticos deshonestos, estos son datos bastante importantes. Los políticos corruptos se hacen pasar por honestos, claro, pero, como en el caso de Yarrington, sus huellas financieras pueden ofrecer evidencia indudable de la mentira. Así, puede acabar con las carreras de los políticos de manos sucias. En el caso de Yarrington y Hernández (entre otros), sus redes financieras también permiten que las autoridades identifiquen y decomisen bienes malamente comprados, lo que da más evidencias para juzgar a los funcionarios corruptos. Así pues, el antilavado es una herramienta clave para luchar contra la corrupción pública.

Pero un criminal como Chapo Guzmán o Heriberto Lazcano es otra cosa completamente. No se hacen pasar por honestos; su criminalidad e impunidad son aspectos fundamentales a su existencia. No lo esconden, y no hace falta que se descubra. La pista monetaria tampoco da a los fiscales fundamentos necesarios para procesar a los criminales; típicamente evidencias de la culpabilidad de los capos más grandes sobran desde años antes de su caída. En lo personal, dudo mucho que enfocarnos más en el dinero ilícito facilitaría el arresto o el juicio de los capos.

La gran diferencia entre los dos grupos es que el daño de un político corrupto es una cuestión de dinero: el que roban, el que pasan a sus amigos, el que usan para comprar islas en Veracruz. Por lo mismo, atacar sus fortunas tiene sentido: es un ataque directo contra sus impactos más destructivos. En cambio, el daño principal de un narco sanguinario no es su fortuna, es la violencia que emplea para conseguirla. Y por más que leo sobre el antilavado, jamás me topo con un argumento que explica porque dificultar el acceso al dinero, o el uso del mismo, resultaría en criminales más pacíficos.

Esta ley no es distinta. El narco que quiere comprar una casa con 10 millones de dólares en efectivo ya no va a poder. ¿Y luego? ¿Va a dejar de matar? ¿Va a dejar de traficar? ¿De amenazar al público?

El antilavado sí puede limitar el uso de bienes mal ganados, claro. Y quizá, en algunos casos, puede ayudar a saber un poco más sobre sus redes de contactos.

Pero estas son ayudas marginales, y el argumento típico es mucho más ambicioso. Los que abogan por una estrategia antilavado más fuerte hablan como si pudiéramos ahorcar a los grupos criminales a través de su dinero. Como si ellos fueran los habitantes de una ciudad rodeada y sitiada, y las autoridades un ejército de antaño que les obliga a rendirse con un bloque de provisiones.

No tenemos porque pensar eso.

Una respuesta para “Leyes antilavado no son antiviolencia
  1. […] he argumentado en este espacio (y en otros espacios también) en varias ocasiones, la pista financiera les puede ser útil a las […]

Dejar un comentario



Los nuevos hacendados de México
Resulta que el mejor papel de villana que le ha tocado a la Gaviota es, nada menos, que el de Angélica Rivera, la primera dama. Sobran razones para estar indignados y enfadados con su explicación de su casita en Las Lomas. La más importante es que no dijo nada para esclarecer el conflicto básico en […]
El resultado de las elecciones en Estados Unidos
Las últimas elecciones de la época obamista ya se llevaron a cabo, no le fueron favorables al presidente. El entorno político se ha complicado mucho para los demócratas, ya que cedieron control del Senado a sus adversarios republicanos. Desde 2010 no tienen una mayoría en la Cámara Baja, así que la totalidad del Congreso está […]
No basta con capturar a los capos
México está pasando por un periodo interesante, y contradictorio, en la seguridad pública. En las últimas semanas, las fuerzas federales han capturado a dos de las mayores referencias del narco mexicano: Héctor Beltrán Leyva y Vicente Carrillo Fuentes. Dichas detenciones efectivamente acaban con dos de las familias criminales de más resonancia de los últimos 25 […]
¿Las remesas ayudan a reducir el crimen?
En pos de una respuesta a esta pregunta, un reporte publicado por el Banco Internacional de Desarrollo el pasado mayo analiza a México durante el periodo de 2002 a 2010. México es un país ejemplar para considerar los efectos, ya que las remesas son una gran parte de la economía; según los autores, las remesas […]
Rick Perry, gobernador de Texas, vs. México
El gobernador de Texas, Rick Perry, se encuentra en pleito con el gobierno mexicano. En medio de un debate sobre cómo lidiar con el Estado Islámico, Perry ofreció la especulación, completamente sin fundamento, de que el grupo terrorista intenta filtrar agentes en territorio estadounidense por la frontera de Juárez. Para prevenir esta amenaza inventada, Perry […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (33.935)
...

La distribución del ingreso en México (12.980)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (10.452)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (7.001)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (3.778)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos