Saturday, 20 December 2014
Artículos relacionados
Lenguas indígenas: ¿originarias y minoritarias? O instrucciones para determinar que una lengua es indígena
Blog | E'px | Yásnaya Aguilar | 06.12.2012 | 4 Comentarios

Yasnaya-bio

El sami es una lengua que se habla en Noruega, Suecia, Finlandia y Rusia. Según escuché decir a los mismos samis, ellos consideran que su idioma es una lengua indígena. El sami forma parte de la familia lingüística urálica y está muy cercanamente emparentada con el húngaro y el finés. Al enterarme de este parentesco, pregunté por qué, si consideraban que el sami es una lengua indígena, sus lenguas hermanas, el húngaro y el finés no lo eran. La respuesta es compleja. Esta división evidencia lo difícil que es formular una definición universal de “lengua indígena”.

¿Qué es lo que tienen en común todas las lenguas del mundo a las que llamamos indígenas? Para muchos, las lenguas indígenas son equivalentes a lenguas originarias de un territorio específico; aunque bajo esta definición, el japonés y el finés, siendo originarios de la región en la que se hablan entrarían dentro de esta categoría. Sin embargo, revisando la legislación ninguna de estas lenguas es considerada lengua indígena.

Por otra parte, otras personas definen a una lengua indígena como lengua minoritaria. La pregunta solo se duplica ¿cómo sabemos que una lengua indígena es minoritaria? Obviamente, el número de hablantes no es un buen indicador pues existen lenguas consideradas indígenas como el maya cuyo número de hablantes es casi equivalente a la población de pequeños países europeos.

En México, las lenguas indígenas son aquellas que descienden de lenguas que se hablaban antes de la llegada de los españoles en el territorio que siglos después se llamaría México. En cada uno de los países del mundo, la definición de una lengua indígena será distinta, mientras que aquí la llegada de los españoles es el hecho definitorio, en el otro será la llegada de los franceses, los ingleses o los portugueses.

Sin embargo, dado que nadie puede decir que es originario desde siempre de un territorio (todas las poblaciones llegaron de otro lugar llamado África), entonces no podemos decir que solo las lenguas que hablan pueblos que han ocupado un territorio ininterrumpidamente son lenguas indígenas. Aunque la población que habla náhuatl en Oaxaca decididamente arribó al territorio que actualmente ocupa muy tardíamente, no podemos decir que no es una lengua indígena en comparación con las lenguas otomangues cuyos hablantes ocupaban desde antes el mismo territorio. Por el contrario, no podemos decir que la comunidad hablante de mixteco que ahora habita en Baja California no habla una lengua indígena porque no es originaria de esa región.

¿Cómo podemos saber entonces que una lengua es indígena? Mi respuesta, muchas veces tentativa, es a su vez una pregunta: ¿Se trata de una lengua oficial o una de las lenguas oficiales de un estado-nación? Si no lo es, entonces estamos ante una lengua que podemos llamar indígena. Generalmente, una de las consecuencias más visibles es que los hablantes de estas lenguas son discriminados con todo lo que eso lleva asociado.

Durante la conformación de los estados-nación, las lenguas que no fueron asociadas a estos estados se conocen como lenguas indígenas. En muchos casos, los pueblos que hablan estas lenguas no pudieron conformar un estado debido sobre todo al colonialismo de manera que la distinción lenguas indígenas versus lenguas no indígenas es en muchos casos, y sobre todo en Latinoamérica, producto del colonialismo.

En cuanto una lengua deje de estar asociada a un estado es probable que se vuelva una lengua indígena. Si el español fuera una lengua que solo se hablara en Argentina y de pronto el estado brasileño la anexara como parte de él, es muy probable que el español se conviertiera en otra de las lenguas indígenas brasileñas. Aún siendo hermanas, el sami es una lengua indígena y el finés no lo es porque el primero no es lengua de ningún estado nación, el sami es la lengua de una población que forma parte a su vez de otros estados. Si la población sami se hubiera constituido como un país independiente durante el periodo en el que se conformaron los estados nación, seguramnte la lengua sami no sería una lengua indígena como tampoco lo es el finés, lengua oficial de Finlandia.

Lo mismo sucede en México, durante la conformación de los países, la lengua de los pueblos que no conformaron estados-nación independientes se convirtieron en lenguas indígena y solo por este motivo, y no otro, se les puede llamar así. Un hecho histórico, totalmente contextual y que no depende de las lenguas en sí, hace que podamos llamar al sami y al mixe de la misma manera: lenguas indígenas.

4 Respuestas para “Lenguas indígenas: ¿originarias y minoritarias? O instrucciones para determinar que una lengua es indígena
  1. Violeta Vazquez-Rojas dice:

    Me desdigo, Yánsaya. Un simple googleazo me acaba de revelar que el término “African Indigenous Languages” es más común de lo que pensé.

  2. Violeta Vazquez-Rojas dice:

    Me gusta la definición. Aunque nos deja siempre el incómodo caso del guaraní, que bajo este criterio no es una lengua indígena. Por otro lado, es una definición moderna, o sea, basada en el Estado moderno -de otro modo, diríamos que hubo un tiempo en que el nahuatl o el maya no fueron lenguas indígenas.

    Hay algo más: no me suena asociar a las lenguas africanas con el término “lenguas indígenas” -ni jamás los he escuchado a ellos autonombrando así a sus lenguas-, aún cuando es muy clara la división entre lenguas originarias y lenguas coloniales, ¿A qué se deberá? ¿Será que lo indígena también obedece a un criterio geográfico?

  3. Yasnaya dice:

    Muchas gracias Anna, tienes razón. al respecto de los nacionalismos y la lengua escribí esto, no sé qué te parezca. Un saludo
    http://estepais.com/site/?p=41149

  4. Anna Pi i Murugó dice:

    Me gusta mucho este texto y te sigo siempre en lo que escrbes. El caso del catalán y su deseo de constituirse como estado y siendo como base el idioma creo que es una excepción y dato a considerar y destacar. La definición de lengua indígena es complicada y debe considerarse tanto la política lingüística y cultural del estado y gobierno, como de la población “indígena hablante”. El Voluntariado por la Lengua de Catalunya es un caso destacado, por ejemplo.

Dejar un comentario



Josef K. habla mixteco
En El proceso, de Franz Kafka, se narra la historia de Josef K. un oficinista arrestado, acusado y condenado por un crimen del que no se entera nunca. La narración está construida de tal manera que el protagonista tiene que enfrentar un juicio que no entiende, no entiende de qué se le acusa, no entiende […]
¿Por qué y qué traducir a lenguas indígenas?
Waldo Villalobos, nuestro profesor en el taller de traducción literaria en el que nos encontrábamos hablantes de zapoteco, mixe y mixteco, nos dijo: “La lengua a la que más se traduce actualmente es el inglés”. Esta afirmación tiene varias implicaciones, el estatus social y político del inglés parece estar directamente relacionado con el hecho de […]
¿Para qué publicar libros en lenguas indígenas si nadie los lee?
Es lamentable que una de las principales descalificaciones que sufren las publicaciones que se realizan en lenguas mexicanas distintas del español se base en la falta de lectores potenciales. Hace unos días leía una columna que descalificaba la publicación de un material de divulgación sobre nanociencia y nanotecnología en lenguas como el mixteco y el […]
¿Oralidad y tradición oral?
La oralidad y la tradición oral no son términos equivalentes. La oralidad es una propiedad de todas las lenguas del mundo: todas las lenguas utilizan un medio vocal-auditivo para establecer la comunicación. Todas las interacciones lingüísticas de una lengua, por ejemplo, del mixe o del español se dan por medio de la oralidad: todas las […]
Caminos lingüísticos de ida y de regreso:
Novelas en maya, libanas en español
Escribir novelas en mixe, obras de teatro en tepehua, poemas en tepehuano son rutas posibles en el campo de los encuentros interculturales, posibilita experimentar lenguas en los géneros literarios de otra tradición cultural. Más allá de los gustos personales estoy a favor y me interesa el resultado de estos encuentros, las implicaciones que acarrea, las […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (42.869)
...

La distribución del ingreso en México (15.552)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (14.007)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (9.061)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Planes a futuro. (Cuento radiofónico) (5.625)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos