Friday, 22 May 2015
Artículos relacionados
La eliminación de los legisladores plurinominales
Blog | Norteando | Patrick Corcoran | 02.10.2012 | 0 Comentarios

PatrickCorcoran

Entre todos los pendientes que entrega Felipe Calderón a Enrique Peña Nieto, quizá el más importante es la reforma política. Actualmente, la reforma más discutida es la laboral, por razones obvias. Además, urgen reformas al régimen fiscal y a la industria petrolera. Pero por debajo de todo eso es un sistema político que batalla para cumplir con su función, de realizar cambios necesarios a las leyes vigentes. Hasta que se modifique esta circunstancia, siempre será difícil realizar las reformas más importantes.

Como consecuencia, una reforma política figuraba entre las propuestas de Calderón (aunque sin lograrse), y muchas de las propuestas independientes durante los últimos años. Dentro de este grupito de propuestas, hay muchas ideas que, por desgracia, no se han sacado adelante, pero en el caso de una de las más populares, deberíamos estar agradecidos que aún queda en el aire: la eliminación de los legisladores plurinominales.

Los argumentos a favor de la eliminación vienen de muchas voces, desde Pedro Ferriz de Con hasta Enrique Peña Nieto. La idea básica es que un legislador plurinominal, por no ser elegido por un distrito o estado específico, representa a su partido más que a el pueblo. Ya que la supuesta “partidocracia” es una lacra para el desarrollo mexicano, cualquier cambio para separar los actores políticos de la voluntad partidaria es un paso en la dirección correcta.

Claro, en una democracia, los legisladores deberían actuar en los intereses del “pueblo”, aunque esa palabra es difícil de definir en un país de 110 millones de ciudadanos viviendo. Sin embargo, eliminar a los plurinominales no elimina la distancia entre los políticos y los votantes que los eligen, y aunque sí lo logrará eliminar, generaría una serie de problemas además.

Para empezar, no queda claro que reemplazar el partido con la zona geográfica como la primera referencia de un legislador representa una mejoría para todos los ciudadanos. El hecho de que el legislador local se alinea con los intereses de sus votantes suena bien, pero los intereses de un estado o un distrito del Congreso no son más nobles ni más correctos que los de un partido, y en muchos casos, existe un conflicto entre lo local y lo nacional. Es decir, lo que le conviene a un estado está mal para el país en su conjunto.

Como bien demuestra el Congreso de Estados Unidos, donde no existen puestos plurinominales, la tendencia de no es una preocupación menor. Una tras otra vez, los intereses meramente locales han distorsionado las posiciones políticas de congresistas federales, para que medidas necesarias para el bienestar del país generalmente se dieran. Véase, por ejemplo, las votaciones de Ben Nelson de Nebraska, contra las reformas al sistema de préstamos educativos. Ha rechazado cambios obviamente ventajosos que su partido apoyaba, gracias a que los bancos que más benefician de las eficiencias tienen su sede en Nebraska.

La mera presencia de los plurinominales no elimina casos como el de Nelson, pero sí pueden ayudar a canalizar las propuestas de su partido hacia una visión más amplia. Así ofrecen un contrapeso a los enfoques estrictamente locales. Claro, los intereses de los partidos políticos difieren con los del país también, pero por lo menos es una entidad nacional, que se preocupa principalmente por cuestiones nacionales.

Además, un partido político siempre va a encontrar un lugar para sus figuras más talentosas. No hay manera de evitar eso, ni deberían: entre más operadores competentes existan, mejor. Pero lo ideal es que éstos políticos operen desde los puestos de poder formal, y los puestos plurinominales representan una buena manera de asegurarlo.

Al eliminar los plurinominales, habría más políticos torciendo las reglas de residencia para postularse en las zonas más convenientes (como hizo Hillary Clinton en 2000, cuando se postuló como Senadora de Nueva York pese a sus escasos vínculos con el estado). O, peor aún, los talentosos dejarían de servir desde los puestos del Congreso, lo cual dejaría esta institución formalmente esencial con una influencia menor.

Finalmente, el problema fundamental del sistema político en México es que hay tres partidos importantes en un sistema presidencial, cosa que dificulta las coaliciones y genera estancamiento. Es decir, el sistema está inclinado hacia los partidos de oposición, y éstos no perciben un interés propio en colaborar con el presidente. Lamentablemente, los opositores aciertan en su percepción, por lo menos en el ámbito electoral a corto plazo, así que las reformas no se concretan.

Esta circunstancia lamentable no tiene nada que ver con los congresistas plurinominales, y su eliminación haría muy poco para mejorar el sistema político mexicano.

Dejar un comentario



A setenta años del fin de la Segunda Guerra Mundial
La semana antepasada, en varias capitales de todo el mundo, se realizaron eventos para festejar el 70º aniversario del fin de la fase europea de la Segunda Guerra Mundial (la guerra del Pacífico tenía que esperar unos meses más). Los festejos marcaron lo que quizá sigue siendo el esfuerzo colectivo más monumental de la historia […]
Estados Unidos y América Latina: una relación ambivalente
Desde siempre, la percepción de la relación entre Estados Unidos y sus vecinos latinoamericanos ha sido en cierto grado ambivalente. Por un lado, las quejas de una falta de interés de Washington en su propio vecindario son, y siempre han sido, un montón. Las columnas de Andrés Oppenheimer son un ejemplo prominente y representativo, pero […]
Las elecciones en puerta y la falta de confianza en la democracia
Mientras los comicios de medio sexenio se acercan, muchos analistas y comentaristas han dedicado unas palabras a un tema de interés eterno: la desilusión popular con la democracia mexicana. Hay muchas causas recientes de esta sensación generalizada: los estudiantes de Iguala, la casita de Angélica Rivera, la masacre en Tlatlaya y los helicópteros de David […]
La Guerra Fría ya terminó
Durante más de medio siglo, la división básica entre los países del hemisferio Occidental, por lo menos en términos de política exterior, ha sido: los cubanos por un lado y los gringos por otro. Claro, es un poco simplista, ya que había países (el más prominente siendo México bajo los gobiernos del PRI) que tejía […]
Acuerdo con Irán
El pasado jueves, si usted vive en una zona de Manhattan, Washington, Londres o Tel Aviv (entre otras ciudades), quizá notó un sonido medio raro, como una gran estampida de elefantes, inmediatamente después del anuncio del acuerdo nuclear entre Irán y los poderes de Occidente. Eso fue el apuro colectivo de miles y miles de […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (125.539)
...

La distribución del ingreso en México (40.204)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (31.801)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (23.658)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria? (18.444)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Indicadores económicos de México febrero 2015
INEGI y Camacro

Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos