Martes, 28 Octubre 2014
Artículos relacionados
La luz de las palabras
Blog | Palimpsestos | Antonio Santiago Juárez | 12.11.2012 | 2 Comentarios

Antes de la palabra somos uno con el mundo y no existimos. Es el verbo el que delinea los contornos. Pero no todo discurso brinda un carácter y en calidad de máscaras andamos por el mundo hasta que el don del individuo nos transforma. Se trata de un regalo inmerecido: la poesía es despertar. Las palabras resuenan y estallan luminosas en lo profundo del alma. Cuando escuchamos versos en momentos coloreados o bien cantares tenues como lágrimas, escandimos la cartografía de nuestro ensueño, escanciamos resonancias íntimas de fuegos primigenios, se nos brinda identidad.

Decir cualquier cosa sobre otros, es interpretarnos. Por eso escuchar a un artífice de la poesía que es imagen, transmitir la palabra de sus mentores y maestros, nos revela el vislumbre de su mar imaginario, las ciénagas de sus temores, sus revueltos afluentes de pasión que ya convergen con los nuestros porque, como ha dicho Maricruz Patiño, todos los ríos confluyen en el mismo mar. Nombrar es Despertar:

Ana descubre las palabras

Las palabras aparecen vestidas de cosas:

Árbol tierra

Lago agua

Viento aire

Vida fuego

Ana descubre que la palabra es un misterio

Un misterio es algo que no se ve

pero se vive, como abrazar un árbol

o meter la mano en el lago

o desplegarse como una mariposa

mientras la voz estalla en el aire

como una estrella fugaz…

Ana sabe después que las palabras

pueden volar más alto

en el silencio.

Que la poesía nada debe a la razón fue lo primero que aprendí en la clase de esta poeta ganadora del Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta en su edición del 2009. Que signifique imprimirle el plus de la emoción a la palabra, sin más reglas que las de la ensoñación y el diálogo con barqueros de otros tiempos o distintas latitudes, es verdad recurrente en su obra pues, si como dice Patiño que dice Durrel, la pareja es un animal bicéfalo, la poesía debe serlo también:

… Lo mejor sería

un solo cuerpo sin cabeza

un corazón radiante y bueno

que pueda sublimar el recuerdo salado

de las futuras lágrimas, digo

cuando los cuerpos vuelvan a sus cabezas

y se digan adiós …

La poesía de Maricruz Patiño está cargada de luces y de sombras. No podría ser de otro modo en la poetisa que murmura los discursos vanguardistas mientras lleva de la mano a sus pupilos, parpadeantes, a través de un mar de ensueño y de magnolias que susurran secrecía. Con la llave de los símbolos recoge el veneno de amapolas y lo escande. Nos guía hacia la luz que habita en nuestros pozos más profundos. No es casualidad que haya nombrado a su obra merecedora del reconocimiento Efraín Huerta, Árati, que en sánscrito significa celebración, rito y canto luminoso a las fuerzas de la vida y a la parte femenina del Dios que es todo aquello vivo: se canta al amanecer, o bien al atardecer cuando el astro se aleja fluyente por el rio. Árati tiene que ver con la luz y con la vida, pero también con la muerte, con lo claro y con lo umbrío:

… Este rayo de luz naciente no es otra cosa

que mi poema natal

oigo el silencio que se llena de voces

de voces que no son la tuya

que nunca son la tuya

Desde que tu estás muerto en mi silencio

la enredadera no ha dejado de crecer

como la mala hierba…

La poesía no es un hablar bonito ni inocente, dice Patiño a sus alumnos, sino experiencia de revelación, y en este punto sigue a los fenomenólogos del alma: la poesía brinda al hombre el entendimiento de su condición y las vivencias de los poetas, al repercutir el alma y transformarla, iluminan el camino recorrido por otros para concebir entre la vida y la muerte, la vivencia del disfrute y el regocijo de la existencia; la visión del placer y del dolor, del sacrificio pagado por ser, y la reconciliación ante la muerte.

Reencantamiento del mundo, libertad del creador que se crea con la palabra, cuando se brinda voz a la poesía sucede en el sujeto atento el regalo de su individualidad. El texto, dice Patiño, es el único lugar en el que somos libres, creadores de nosotros mismos a través de la palabra compartida.

Árati se presenta hoy, a las cinco de la tarde, en la Escuela Mexicana de Escritores.

2 Respuestas para “La luz de las palabras
  1. Antonio Santiago dice:

    Muchas gracias a ti!

  2. Maricruz dice:

    Me encantó tu texto, veo con satisfacción que sí aprendieron muchas cosas, mis queridos alumnos y com pañeros del camino de las letras, gracias por tus palabras…

Dejar un comentario



Velatorio
Este texto estará disponible en el transcurso del mes. Por favor, visite el sumario general o el sumario del suplemento de Cultura regularmente. Los títulos subrayados indican que el artículo completo ya está disponible. Suscríbase a Este País y reciba la versión impresa cada mes a la puerta de su casa o cómprela con su […]
Poemas
Este texto estará disponible en el transcurso del mes. Por favor, visite el sumario general o el sumario del suplemento de Cultura regularmente. Los títulos subrayados indican que el artículo completo ya está disponible. Suscríbase a Este País y reciba la versión impresa cada mes a la puerta de su casa o cómprela con su […]
Caminos lingüísticos de ida y de regreso:
Novelas en maya, libanas en español
Escribir novelas en mixe, obras de teatro en tepehua, poemas en tepehuano son rutas posibles en el campo de los encuentros interculturales, posibilita experimentar lenguas en los géneros literarios de otra tradición cultural. Más allá de los gustos personales estoy a favor y me interesa el resultado de estos encuentros, las implicaciones que acarrea, las […]
Un ojo siempre abierto
Eduardo Mosches, El ojo histórico, Universidad Veracruzana,  México, 2014. Pensad que esto ha sucedido: Os encomiendo estas palabras. Primo Levi En una de sus novelas más famosas, 1984, George Orwell imaginó una presencia inquietante, un ojo siempre abierto que prolongaba hasta lo inconcebible el viejo mito griego de Argos Panoptes. Su esencia misma, una curiosa […]
Y el cocodrilo hacía poesía
Y de pronto resulta que han pasado cien años. Y así el horizonte sea negro, la tempestad furiosa, el sol esté nublado y ausente toda la poesía, todavía tendremos el recuerdo. Y con él vamos a hacer un homenaje. En esta ocasión al nacimiento de Efraín Huerta. Poco tiene que ver con el nombre del […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (26.344)
...

La distribución del ingreso en México (10.410)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (8.125)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (5.369)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (2.782)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: El acento está en las ciudades. Algunos resultados de la base de datos ECCA 2012
Suhayla Bazbaz y Eduardo Bohórquez