Martes, 30 Septiembre 2014
Artículos relacionados
La Escuela Mexicana de Escritores
Blog | Palimpsestos | Antonio Santiago Juárez | 22.03.2012 | 1 Comentario

AntonioSantiago

La literatura es sinónimo de tradición. Fue así en Grecia con los rapsodas o durante el lenguaje oculto de la poesía inglesa: el alumno entregado a las enseñanzas: T.S. Elliot permitió a Pound decidir sobre sus textos tanto como Rulfo recibió la mística de Efrén Hernández.

Junto a nombres como los de Paz, Fuentes, Reyes o Rulfo, existen otros menos conocidos bajo tierra, titanes poco estudiados. Y es que la tradición en ocasiones toma un destino distinto al de las editoriales. Por eso el trabajo de los gobiernos: palabras como las de Efrén Hernández, Salvador Elizondo, Juan Vicente Melo o Jesús Gardea serían casi inaccesibles si no fuera por la labor estatal.

Pero las instituciones pueden dañar tanto como el mercado al pretender decidir sobre lo literario. La influencia de escritores como Tario, mago de la palabra y del asombro, habría sido aire fresco para las letras en los años de sumisión a la carga ideológica de la administración, de desinterés por la lectura. La novela de la revolución fue muchas veces el fuego al que maestros y alumnos se acercaron hasta herirse, otras pocas la luz contra la que se internaron en el bosque de lo oculto.

Por eso también es una buena noticia la creación de editoriales que apuestan por la palabra original: Almadía, Sexto Piso, Aldvs o El tucán de Virginia, son ejemplos que han dado a las letras un respiro.

El círculo virtuoso no estaría cerrado sin la existencia de escuelas como la Mexicana de Escritores (EME), que en estos días cumple un año. Mario González Suárez, su director, así como Eduardo Parra Ramírez, presidente de la sociedad civil nos platican:

“Hasta hace poco tiempo -nos cuenta Mario González -era casi escandaloso hablar de una escuela de escritores. Aprender a escribir era cosa de andar en las cantinas o a lo más en facultades de filosofía. Pero si la academia no necesariamente produce artistas, las calles pueden llenarte de experiencias, nunca de las herramientas para trabajar con la palabra”.

“Los antecedentes de una escuela como ésta los encontramos en el Centro Mexicano de Escritores, que durante décadas formó a autores como Juan José Arreola, Juan Rulfo, Salvador Elizondo, Carlos Montemayor, Alí Chumacero o Carlos Monsivais. Hace poco tiempo cerró sus puertas debido a la ausencia de patronazgos y a la aparición, se dijo, de nuevas alternativas”.

“A finales de los ochenta dieron inicio los mecanismos del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, esfuerzo del gobierno para brindar becas a jóvenes creadores. Se trata de un buen sistema que sin embargo, carece de una dirección minuciosa de tutores a alumnos, debido a los cientos de becarios que reciben las ayudas”.

“De allí la importancia que tiene la fundación de un proyecto como el de la Escuela Mexicana de Escritores: al trabajar en taller con maestros y compañeros, los alumnos se hacen receptivos a la crítica y mejoran día a día”.

“Una escuela como esta tiene una gran relevancia humanística al incidir en la sensibilidad y percepción del mundo”.

¿Cuál es la diferencia entre la Escuela Mexicana de Escritores y otros proyectos como el administrado por la Fundación para las Letras Mexicanas?

“Son proyectos diferentes. El de la Fundación –nos dice Eduardo Parra- es un programa de becas similar al que en su día ejerció el Centro Mexicano de Escritores y brinda a unos pocos talentos los tutores para su formación en una rama literaria particular”.

“La Escuela Mexicana de Escritores, por el contrario, presenta una visión general de la semántica literaria. Una escuela de escritores economiza el tiempo de los hallazgos y profesionaliza en el uso de las distintas redes semánticas, reivindicando al trabajo y al conocimiento de otras obras como pasaporte a las artes”.

“Para la formación del escritor que comienza, son indispensables referentes que le ayuden a ubicarse en la tradición propia, que a su vez se inserta en una más amplia. Es por tanto la cartografía de la literatura realizada en un idioma. Un joven escritor debe conocer a los autores con quienes dialogará”.

Una respuesta para “La Escuela Mexicana de Escritores
  1. G. D. dice:

    ¿Por qué no dicen la verdad? que los echaron de la SOGEM y por eso tuvieron que hacer su “escuelita”

Dejar un comentario



Ahora todos los caminos llevan a Francia
Literatura de la Primera Guerra Mundial
La literatura también se desplazó al frente. Estuvo en las trincheras, encarnada en autores ya formados que debieron desplegarse o en soldados que acabarían escribiendo a partir de esa experiencia. Y estuvo fuera del campo de batalla, pero impactada de tal forma por el conflicto, devorada con tal celo, que no tuvo más remedio que […]
Caminos lingüísticos de ida y de regreso:
Novelas en maya, libanas en español
Escribir novelas en mixe, obras de teatro en tepehua, poemas en tepehuano son rutas posibles en el campo de los encuentros interculturales, posibilita experimentar lenguas en los géneros literarios de otra tradición cultural. Más allá de los gustos personales estoy a favor y me interesa el resultado de estos encuentros, las implicaciones que acarrea, las […]
El timbre de las campanas: Dos encuentros con la lengua de los otros
En el mixe de Ayutla, tääy significa “ser chistoso/ser gracioso/ser ocurrente” y en el mixe de Tlahuitoltepec significa “mentir”. Una sutil diferencia que en ciertos contextos me ha puesto en aprietos: “¿me estás mintiendo?” me preguntan y yo entiendo “¿estás siendo graciosa? ” a lo que, con entusiasmo, y con un guiño en el ojo, […]
Maxu’nk: Duérmase mi niño, duérmaseme ya Canciones de cuna en las lenguas del mundo
En algunas comunidades mixes se cree que los recién nacidos traen consigo un torta lingüística bajo el brazo: entienden una lengua universal que después se irá puliendo con las palabras de los adultos hasta sacar de ella un diamante prístino: el ayuujk. En sueños, algunas veces podemos recordar esa lengua universal con la que nacemos […]
México en el mundial: crónica de una mediocridad anunciada
Hace cuatro años, el director técnico de la selección mexicana, Javier Aguirre, ofreció una opinión honesta de las posibilidades de su equipo en la Copa Mundial de 2010:   “Se genera mucha expectativa respecto al equipo mexicano y luego hay voces que salen de tono, ¿Campeones? México es lo que es, fue 15 en Alemania, […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (20.930)
...

La distribución del ingreso en México (8.000)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (6.337)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (4.610)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (2.168)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: El acento está en las ciudades. Algunos resultados de la base de datos ECCA 2012
Suhayla Bazbaz y Eduardo Bohórquez