Miércoles, 26 Noviembre 2014
Artículos relacionados
Gráficas para anticiparse al mal
Blog | Palimpsestos | Antonio Santiago Juárez | 09.08.2012 | 0 Comentarios

AntonioSantiago

Anticipar las matanzas, prevenirlas, encontrar las causas de la maldad y del sometimiento al otro, al dolor infligido por placer. ¿De dónde manan nuestros instintos perversos? Ya que podemos convertirnos en torturadores de la noche a la mañana, algo entrañamos de avieso. El bullying diario en las escuelas no es sino la más infantil de las ramificaciones del común sadismo cotidiano: las torturas sexuales de Abu Ghraib; los secuestros y asesinatos de migrantes a manos de delincuentes y autoridades; las decapitaciones video grabadas y compartidas en línea que recuerdan tanto al cine snuff. Todo lo que hacemos u observamos a otros hacer, ocultando apenas la fruición. No es nueva la pregunta sobre nuestro lado oscuro.

Tampoco es novedoso subrayar que este sadismo emparentado con la norma y la virtud, puede leerse a flor de carne en las historias de los santos y que en nuestro papel de asesinos por naturaleza gozamos de hacer cumplir la ley dañando al otro, así este sea nuestro propio cuerpo. Y no solamente porque el verdugo encuentra siempre como atajo las sagradas escrituras, sino porque hay algo perverso en el cumplimiento lógico y tenaz de la razón y de la norma. Por eso habría que desconfiar de todo aquél que, apersonándose en los ropajes de la ley, pretende estirarlos como si fuesen una resortera, semilleros de juristas apuntando envenenados contra todo aquél cruzado en su camino; así, también el holocausto se esgrimió contraparte necesaria al destino superior de la raza aria, escucha de la ley del porvenir, visión del súper hombre.

Anticiparse al mal fue la preocupación de toda una vida de Theodor Busbeck, psiquiatra alemán obsesionado por los horrores del holocausto y de sus visiones de cuerpos apilados y desnudos, amalgama de “pornografía y obscenidad inversa, en la que no podría encontrarse excitación, pero sí el asombro de alguien que mira no hombres, mujeres o niños reducidos a huesos, sino otra cosa, otro material, otra sustancia”.

Busbeck nos relata: “Quería que de mi estudio resultara una gráfica, establecer una relación entre el horror y el tiempo. Comprender si ha disminuido o aumentado a lo largo de los siglos. Si descubro que el terror posee cierta estabilidad histórica, estaré ante un hallazgo fundamental. Una vez obtenida la gráfica del fenómeno repartido por el tiempo, podría encontrar algo más importante aún: la fórmula, el registro matemático y cuantitativo que permita actuar y no sólo lamentar. Que resuma las causas de la maldad y que permita anticiparla. Es necesario entenderlo: ¿Cómo es posible que sin miedo se hayan hecho ciertas cosas?”

“El bien y el mal tienen su origen en la actividad y el tedio”, intuyó Busbeck una de esas tardes en que contemplaba los cuadros del horror nazi. “El desempleo debe por fuerza tener repercusiones tanto en el instinto de violencia como en el opuesto”, el de la bondad o compasión infiltrado en ciertas personas altruistas. El trabajo podría ser entonces la forma de evitar las grandes matanzas de la historia, aunque así también “desaparecerían las condiciones que hacen posible el actuar de los grandes hombres, de los santos”.

Después de años de esfuerzo, Busbeck lo logró. Obtuvo su gráfica y aisló la fórmula del mal. También anticipó el fin de la historia: llegará un momento en el que todos los pueblos reciban el mismo mal que cometen y entonces su equilibrio nos llevará a la muerte. Esta tesis tiene una consecuencia práctica que sólo apareció en el último volumen de su vasta obra, “el más polémico”, aquél en que se atrevió a prever los acontecimientos de los siglos por venir –entre los que ya se encuentra el nuestro– presentando una tabla en la que enlista a todos los países que serán objeto de matanzas y aquellos otros responsables de llevarlas a cabo. Una descripción matemática exacta con base en las posibilidades que se juegan entre unos y otros instintos humanos. Se trata de países o gobiernos que ya dañan o dañarán a núcleos poblacionales diversos, que torturarán, que vejarán.

¿Cuáles son esos países? ¿México se encuentra en tales listas? Podríamos estar allí como territorio emisor de migrantes, o bien por las torturas cotidianas, encarcelamientos o violaciones permitidas a los que recibe. ¿Se halla nuestro país inscrito en los trabajos de Busbeck? ¿Cuándo llegaremos al equilibrio entre las ofensas recibidas y brindadas?

Para fortuna (o quizá para desgracia) nuestra, Theodor Busbeck sólo vive en la obra del escritor portugués Gonçalo M. Tavares, y específicamente, en su novela-estudio sobre el mal: Jerusalén, escrita en una prosa fría, clara y brillante que brinda en el justo centro, en el meollo de nuestra alma, un golpe duro de tristeza por todo el mal que se agazapa en nuestro vientre.

Dejar un comentario



El neocentralismo: la compra de poder a cambio de promesas de seguridad
Ningún problema evidencia mejor las deficiencias de nuestro federalismo, al menos en el plano operativo, que el de la inseguridad. La presente administración aplica la máxima según la cual, en situaciones de crimen y violencia, es menester concentrar la fuerza en un solo mando, para que la acción sea una, más ágil y más firme. […]
De la confusión entre la violencia y el deseo
El tabú que pesa sobre las sexualidades obstruye la generación de claridad alrededor de estas. Por ello es necesario aclarar muchos sobrentendidos como es el caso de la confusión entre el deseo y la violencia. Esta confusión encubre el acoso, bloquea la discusión sobre la libertad y proscribe en muchos ámbitos hablar abiertamente de las […]
Delincuencia, violencia y migración en Centroamérica
En la última década, el aumento de la delincuencia y la violencia ha azotado a gran parte de Centroamérica. De igual forma, las migraciones desde muchos de los países de esa región hacia Estados Unidos se incrementaron. ¿Hay relación directa entre estos dos fenómenos? En Centroamérica, el crimen con violencia ha alcanzado niveles sin precedentes. […]
El timbre de las campanas: Dos encuentros con la lengua de los otros
En el mixe de Ayutla, tääy significa “ser chistoso/ser gracioso/ser ocurrente” y en el mixe de Tlahuitoltepec significa “mentir”. Una sutil diferencia que en ciertos contextos me ha puesto en aprietos: “¿me estás mintiendo?” me preguntan y yo entiendo “¿estás siendo graciosa? ” a lo que, con entusiasmo, y con un guiño en el ojo, […]
Maxu’nk: Duérmase mi niño, duérmaseme ya Canciones de cuna en las lenguas del mundo
En algunas comunidades mixes se cree que los recién nacidos traen consigo un torta lingüística bajo el brazo: entienden una lengua universal que después se irá puliendo con las palabras de los adultos hasta sacar de ella un diamante prístino: el ayuujk. En sueños, algunas veces podemos recordar esa lengua universal con la que nacemos […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (33.492)
...

La distribución del ingreso en México (12.846)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (10.296)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (6.934)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (3.732)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos