Miércoles, 26 Noviembre 2014
Artículos relacionados
Emilio Azcárraga, un hombre responsable
Blog | Mutt | Bartolomé Delmar | 25.10.2012 | 1 Comentario

BartolomeBarra

“Te pediría por favor que empezaras a tomar responsabilidades”.

Es lo que Antonio Attolini hubiera dicho a Emilio Azcárraga Jean, si el Presidente del Consejo de Administración de Televisa se hubiera parado en frente de él durante una de las tantas manifestaciones que #YoSoy132 sostuvo en las inmediaciones de la televisora. Al menos, así lo dejó en claro a pregunta expresa de un reportero que cubría la protesta.

Todo parece indicar que Azcárraga Jean se hizo responsable. El mundo le estalló en las manos al joven vocero como consecuencia de ello.

Cuando se dio noticia que Attolini y otros involucrados en el movimiento iban a participar en un nuevo programa de Televisa, de título coqueto para todas las abstractas peticiones del breve bullicio social (“Sin Filtro”), la antorcha prendió en cada uno de los rincones de la Troya digital.

Las acusaciones seguían la lógica propia de un linchamiento masivo: la iluminación de las sombras, el golpe ideológico arcaico, el idealismo irredento de aquellos (y aquí hemos de culparnos muchos) que buscamos la transformación a partir del espejismo. Lo acusaron de ser un vendido. Incongruente. Defraudador. Irresponsable. De no ser más que una miserable pieza del rompecabezas nacional.

Antonio, al verse acorraldo, apostó por una defensa inteligente, apoyado por cierto buen juicio y un componente importante de raciocinio: la oportunidad sirve para atacar desde adentro, lo que buscábamos desde un inicio era que se abrieran los espacios, estaremos ahí para defender a la verdad (sin filtros), mi comportamiento no es más que un reflejo de la decisión personal.

A final de cuentas, ¿qué no se buscaba la apertura mediática? Si es así, ¿qué puede haber más abierto que un grupo de estudiantes disidentes de una empresa-sistema abogando por las causas justas desde sus entrañas? Insisto: Emilio Azcárraga Jean se hizo responsable.

Pero el golpe de éxito (entrar a la Troya amurallada y ser recibido con los brazos abiertos) parece no haberse compartido. El resentimiento hacia la institución educativa que Attolini representó durante sus semanas de rebeldía, el ITAM, se propagó como los secretos de nuestro histórico odio clasista – evidentemente, esa cloaca de neoliberales iba a ser la primera en traicionar el curso revolucionario, como parte clarísima de la clásica maquinación mexicana destinada a la explotación de los miles y los acuerdos a puerta cerrada. Juniors.

Pero ojalá el asunto fuera así de sencillo. Si así lo fuera, bastaría con encerrar a Attolini y los suyos dentro del baúl de los traidores y cerrar la llave para siempre, comprometiéndonos de esta forma a la promesa eterna del México ultrajado por unos cuantos que pueden ser abatidos por un solo personaje o idea. Sería divino.

Repito, quiero ser claro: la promesa eterna de un México ultrajado por unos cuantos que pueden ser abatidos por un solo personaje, alguna acción o alguna idea milagrosa y súbita y divina.

Porque en ese panorama desaparecen los muchos grises, momentos indeterminados, incongruencias propias de lo humano, beneficios otorgados a la duda. En ese panorama Attolini no es un enigma, una posibilidad de cambio, una posibilidad de fracaso, un acertijo, un reflejo vivo de todo lo nuestro.

No.

En ese panorama Attolini y el mundo ya están resueltos. Son villanos. Son los malos. La historia está escrita y, en realidad, no se mueve nada.

Y así es como debe de suceder en un país educado por las grasas más insalubres de la producción televisiva, por la irresponsabilidad del juicio y el golpe clasista. Así es como sucede, lleguemos a su caracterización más básica, en la telenovela.

Insisto: Emilio Azcárraga Jean se hizo responsable.

Una respuesta para “Emilio Azcárraga, un hombre responsable
  1. Miguel Morales dice:

    Fernando: Para que fuera cierto lo que tu sostienes, Televisa tendría que haber otorgado a Attolini y Cía., el mismo tiempo, frecuencia y amplitud que utilizó para apoyar a Enrique Peña Nieto; incluyendo los apoyos dados a su telebancada.

Dejar un comentario



El timbre de las campanas: Dos encuentros con la lengua de los otros
En el mixe de Ayutla, tääy significa “ser chistoso/ser gracioso/ser ocurrente” y en el mixe de Tlahuitoltepec significa “mentir”. Una sutil diferencia que en ciertos contextos me ha puesto en aprietos: “¿me estás mintiendo?” me preguntan y yo entiendo “¿estás siendo graciosa? ” a lo que, con entusiasmo, y con un guiño en el ojo, […]
Maxu’nk: Duérmase mi niño, duérmaseme ya Canciones de cuna en las lenguas del mundo
En algunas comunidades mixes se cree que los recién nacidos traen consigo un torta lingüística bajo el brazo: entienden una lengua universal que después se irá puliendo con las palabras de los adultos hasta sacar de ella un diamante prístino: el ayuujk. En sueños, algunas veces podemos recordar esa lengua universal con la que nacemos […]
México en el mundial: crónica de una mediocridad anunciada
Hace cuatro años, el director técnico de la selección mexicana, Javier Aguirre, ofreció una opinión honesta de las posibilidades de su equipo en la Copa Mundial de 2010:   “Se genera mucha expectativa respecto al equipo mexicano y luego hay voces que salen de tono, ¿Campeones? México es lo que es, fue 15 en Alemania, […]
Sexciudadanía
  Los vínculos entre sexualidad y ciudadanía son múltiples y vitales; entender su relación permite visualizar las problemáticas y soluciones del desarrollo humano y social con mayor nitidez desde una perspectiva integral. Existe una distancia entre la declaración de derechos y la posibilidad real de su observancia, exigencia y respeto, pues entre estas dos situaciones […]
El Estado de vuelta. Reflexiones bajo pretexto de El Lobo de Wall Street
  El Estado está de vuelta, y esta vez en serio… al menos así lo afirman autores como Martín Tanaka y Theda Skocpol, lo que nos lleva a preguntarnos: ¿en algún momento se fue? ¿Qué significaría el hecho de que hubiera regresado? Porque, en la última película de Martin Scorsese, El lobo de Wall Street, […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (33.272)
...

La distribución del ingreso en México (12.734)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (10.220)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (6.893)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (3.698)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos