Friday, 29 May 2015
Artículos relacionados
El intransigente conservadurismo estadounidense
Blog | Norteando | Patrick Corcoran | 13.11.2012 | 0 Comentarios

PatrickCorcoran

Uno de los momentos más importantes del conservadurismo estadounidense fue la candidatura presidencial de Barry Goldwater, senador de Arizona, en 1964. El espíritu esencial de su campaña se encuentra en una de las frases políticas más célebres del último siglo, cuando Goldwater prometió ofrecer “una opción, en lugar de un eco”. (En inglés: A choice, not an echo.)

La idea implícita en la frase y la campaña de Goldwater fue de que el partido republicano no era realmente conservador, sino una falsa y flácida imitación de los demócratas. Goldwater buscaba algo diferente: una administración cuyo objetivo principal no era cambiar el rumbo del gobierno, sino limitar su alcance. Es decir, una administración verdaderamente conservadora.

Goldwater sufrió una de las derrotas más aplastadoras en la historia del país ante Lyndon Johnson, pero cambió fundamentalmente la oferta republicana: desde ese momento la tendencia ha sido desplazarse cada vez más hacia la derecha más dura, para dejar muy en claro cuáles fueron las diferencias entre los partidos. Y aunque perdió contundentemente, Goldwater sembró las semillas para triunfos futuros: después de 1964, los republicanos ganaron cinco de las próximas seis contiendas, y la llegada a la Casa Blanca de Ronald Reagan (devoto declarado de Goldwater) en 1980 representa el apogeo del conservadurismo estadounidense.

Pero mientras el país cambiaba, el partido seguía clavado en su pasado, y ahora se encuentra en una situación opuesta: son ellos que han ganado el voto popular solamente una vez en las últimas seis elecciones presidenciales. El problema que vimos en los resultados de la semana pasada es que los republicanos —después de casi 50 años de movimiento constante hacia la derecha— ahora ofrecen una opción clara, eso sí, pero una que los ciudadanos simplemente no quieren. Y sin cambios de fondo en la agenda y la composición del partido, seguirá perdiendo a nivel nacional.

Hay dos asuntos fundamentales frenando el futuro del partido. Uno es la demografía. La base electoral de los republicanos son los de raza blanca, especialmente los de mediana y tercera edad. Los asiáticos, hispanos, afroamericanos, y los blancos jóvenes votan contundentemente por los demócratas. Lamentablemente para los republicanos, sus leales serán cada vez menos. La proporción de raza blanca entre toda la población estadounidense será cada vez menos; en mayo de este año, el Buró del Censo anunció que por primera vez, una mayoría de los nacimientos eran de minorías raciales, y es nada más una cuestión de tiempo para que los mismos grupos se conviertan en una mayoría colectiva de los votantes también.

El otro asunto es la ideología. En su afán de emular a Goldwater, los republicanos han perdido todo sentido de pragmatismo. Prefieren un conservadurismo marcado encima de las opiniones de los expertos, y encima de las opiniones del electorado. (Por eso la obsesión con mantener los impuestos bajos para los más adinerados.) Durante los últimos cuatro años, han buscado frenar la agenda de Obama más que echar a andar la economía. (Por eso han detenido el nombramiento de puestos claves en el Fed.) Sus principios conservadores han llevado a los republicanos a respaldar una serie de posiciones impopulares.

Cuales lecciones toman los republicanos de su derrota es el asunto más importante para el futuro inmediato, tanto para el mismo partido como para el país. Si reconocen los límites de su composición actual, y buscan modernizar el partido y acoplarse con el futuro del país, pueden volver a ganar a nivel nacional regularmente. Más aún, pueden tener un aportación más positiva en las políticas públicas del país.

Pero si llegan a la conclusión de que el error fatal fue postular a un candidato moderado (Romney), y que su oferta es la que más gusta al país, seguirán luchando contra una desventaja. Las modificaciones superficiales –es decir, nominando candidatos latinos como Marco Rubio pero manteniendo la misma agenda– no serán suficientes para ponerlos en un terreno igualado.

Muchos de los que se inclinan hacia la izquierda celebran el extremismo de sus adversarios, porque así es más fácil ganar elecciones. Es una reacción equivocada, por varias razones. Primero, los demócratas tienen una ventaja estructural, pero los republicanos no están tan rezagados –Romney, por ejemplo, sacó 48 por ciento de los votos la semana pasada– y no es tan difícil que gane una elección pese a sus barreras. Cuando inevitablemente llegue ese momento, es mejor para todos si los republicanos ya no son los mismos intransigentes que son hoy en día.

Y segundo, un solo partido político nunca tiene todas las respuestas. Entre más tienen que defender sus ideas o someter sus propuestas a críticas rigurosas, más fuertes y acertados saldrán los productos finales. Últimamente, eso no ha sucedido, porque en varios asuntos, los republicanos ocupan el terreno de fantasía, y es difícil negociar sobre los puntos finos de la política económica si un lado no cree en las reglas básicas del juego.

Finalmente, el partido republicano actual no es construido para el país que pretende liderar. Eso tiene que cambiar, porque finalmente los partidos políticos quieren ganar. Es una cuestión de cuándo, y entre más pronto, mejor.

Dejar un comentario



Los Clinton: La familia que pretende regresar a la Casa Blanca
Hillary Clinton sigue siendo la candidata a la presidencia estadounidense más formidable. Es casi seguro que sea la abanderada de los demócratas, y muy probable que gane el puesto político más importante del país en 18 meses. Sin embargo, los reportes de las últimas semanas sobre la Fundación de su marido abren serios cuestionamientos sobre […]
A setenta años del fin de la Segunda Guerra Mundial
La semana antepasada, en varias capitales de todo el mundo, se realizaron eventos para festejar el 70º aniversario del fin de la fase europea de la Segunda Guerra Mundial (la guerra del Pacífico tenía que esperar unos meses más). Los festejos marcaron lo que quizá sigue siendo el esfuerzo colectivo más monumental de la historia […]
Estados Unidos y América Latina: una relación ambivalente
Desde siempre, la percepción de la relación entre Estados Unidos y sus vecinos latinoamericanos ha sido en cierto grado ambivalente. Por un lado, las quejas de una falta de interés de Washington en su propio vecindario son, y siempre han sido, un montón. Las columnas de Andrés Oppenheimer son un ejemplo prominente y representativo, pero […]
Las elecciones en puerta y la falta de confianza en la democracia
Mientras los comicios de medio sexenio se acercan, muchos analistas y comentaristas han dedicado unas palabras a un tema de interés eterno: la desilusión popular con la democracia mexicana. Hay muchas causas recientes de esta sensación generalizada: los estudiantes de Iguala, la casita de Angélica Rivera, la masacre en Tlatlaya y los helicópteros de David […]
La Guerra Fría ya terminó
Durante más de medio siglo, la división básica entre los países del hemisferio Occidental, por lo menos en términos de política exterior, ha sido: los cubanos por un lado y los gringos por otro. Claro, es un poco simplista, ya que había países (el más prominente siendo México bajo los gobiernos del PRI) que tejía […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (131.774)
...

La distribución del ingreso en México (41.247)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (32.744)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (24.472)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Discusiones sobre Ética y Periodismo (Exclusivo Internet) (19.248)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Indicadores económicos de México febrero 2015
INEGI y Camacro

Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos