Thursday, 28 May 2015
Artículos relacionados
El anarquismo sigue vivo
Blog | Norteando | Patrick Corcoran | 11.12.2012 | 0 Comentarios

PatrickCorcoran

Me es sorprendente, y un poco triste, que siendo ya el 2012, un periódico respetado e importante daría espacio a una filosofía tan desacreditada como es el anarquismo. Sin embargo, eso es precisamente lo que pasó el pasado 7 de diciembre, cuando La Jornada publicó una nota bajo el título, “El gobierno utilizará los desmanes para criminalizar la protesta social, advierten”.

Los protagonistas del artículo mencionado son dos miembros de la llamada Cruz Negra Anarquista, que se hacen llamar Ricardo y Emma.

“–¿Cuáles son las bases teóricas del anarquismo?

–Es un planteamiento político revolucionario de transformación social. Históricamente ha contribuido al avance de la humanidad. No es caos y vandalismo. Busca la libertad del individuo en relación con la libertad colectiva, creando un ambiente libre de dominación y explotación, una sociedad sin autoridad coercitiva, sin nadie que domine ni explote, sino que el ser humano desarrolle su potencial solidario y fraterno, que pueda darse sin la mediación del Estado.

Se ha dicho que la anarquía es una utopía, una bonita idea, pero a lo largo de la historia se han llevado a la práctica estas ideas, se han desarrollado comunidades basadas en ellas.”

El artículo se publicó gracias a las detenciones el 1ro de diciembre. Emma y Ricardo no fueron detenidos, pero pronostican una época de represión contra grupos sociales a raíz de la llegada de Peña Nieto. Y puede que tengan razón. El caso es lejos de esclarecerse, pero todo indica que había detenciones injustas y casos de tortura, y por tanto víctimas que merecen nuestra simpatía. Las acciones de la policía, pues, fueron condenables. Pero es asunto muy aparte de las bases del anarquismo, que finalmente es una filosofía deplorable. Cualquier esfuerzo para legitimarla y tratarla como una opción viable es un error.

Vista de una manera, la historia de la civilización es la historia del crecimiento del estado. Todos los países del mundo, incluso los estados más fuertes de hoy, tienen antecedentes en que el gobierno tenía un menor alcance, que es lo que buscan los anarquistas. Como ilustran un sinfín de ejemplos, el debilitamiento del estado coincide con un grave empeoramiento en la calidad de vida. En China, el debilitamiento del Imperio Qing dio lugar a la rebelión de los Taiping, en que se murieron unos 20 millones de personas en el siglo 19. El fin del Imperio Romano nos llevó a la Edad Medievo, un periodo de estancamiento en la vida europea. Y eso es sin mencionar la violencia generalizada que prevalecía en tiempos prehistóricos, antes de que un estado surgiera. Como predecía Hobbes, y como han afirmado académicos modernos como Stephen Pinker, la falta de un Leviatán siempre ha sido una receta para sangre y sufrimiento.

La misma lógica prevalece hoy en día también. Entre más débil sea un gobierno—piense usted en Congo, Afganistán, Chad—más violentos y pobres son los pueblos. Un estado parecido a la anarquía prevalece en Somalia, y no casualmente es uno de los países más inseguros del mundo. En cambio, los países más exitosos hoy, aplicando la medida que usted quiera, tienen un gobierno muy fuerte, que es toda la antítesis a los objetivos del anarquismo. Cada vez más, la raza humana se aleja más del anarquismo, y precisamente por eso vivimos cada vez mejor.

Hoy existe cierta nostalgia por el anarquismo, debido a sus posiciones antifascistas el siglo pasado, especialmente en España. Pero los anarquistas también fueron los terroristas más temidos del mundo hace cien años, y el grupo sirvió de chispa para prender el fuego de la Primera Guerra Mundial. Y finalmente, por más mal que le cae Peña Nieto, no tiene nada que ver con el nacionalismo español de Franco.

Eso no quiere decir que las quejas sobre el estado generalmente, o el gobierno mexicano específicamente, no son válidas. En muchos casos, sí son. El estado no es la respuesta para todos los males de hoy, y puede ser la fuente de mucho sufrimiento. Pero la anarquía es una prescripción sin sentido.

Lamentablemente, esto es un patrón en la vida política mexicana. Al percibir defectos del gobierno, muchos toman la lección de que cualquier medida se valga con tal de luchar contra el estado. Por eso vemos las tomas del congreso, el rechazo de las derrotas electorales, y las maniobras políticas como la que buscó instalar al Juanito en Iztapalapa. Es decir, la reacción a un defecto real es un extremismo anti-democrático y contraproducente. Es una lástima, y entre más pronto desaparezca esta tendencia, mejor será el país.

Pero por el momento, sigue vigente, como bien demuestran las decisiones editoriales de La Jornada. Al principio del artículo, los autores nos recuerdan que el anarquismo “no se trata de romper vidrios o utilizar ropa negra con una A en el pecho”. Ojalá y así fuera. En realidad, es mucho peor, y mucho más peligroso. Cualquier periódico que le trate a tal filosofía como nada más una opción más entre varias, igual que, por ejemplo, el liberalismo social o el libertarianismo, se puede etiquetar como una de dos cosas: o radical o ignorante.

Dejar un comentario



Los Clinton: La familia que pretende regresar a la Casa Blanca
Hillary Clinton sigue siendo la candidata a la presidencia estadounidense más formidable. Es casi seguro que sea la abanderada de los demócratas, y muy probable que gane el puesto político más importante del país en 18 meses. Sin embargo, los reportes de las últimas semanas sobre la Fundación de su marido abren serios cuestionamientos sobre […]
A setenta años del fin de la Segunda Guerra Mundial
La semana antepasada, en varias capitales de todo el mundo, se realizaron eventos para festejar el 70º aniversario del fin de la fase europea de la Segunda Guerra Mundial (la guerra del Pacífico tenía que esperar unos meses más). Los festejos marcaron lo que quizá sigue siendo el esfuerzo colectivo más monumental de la historia […]
Estados Unidos y América Latina: una relación ambivalente
Desde siempre, la percepción de la relación entre Estados Unidos y sus vecinos latinoamericanos ha sido en cierto grado ambivalente. Por un lado, las quejas de una falta de interés de Washington en su propio vecindario son, y siempre han sido, un montón. Las columnas de Andrés Oppenheimer son un ejemplo prominente y representativo, pero […]
Las elecciones en puerta y la falta de confianza en la democracia
Mientras los comicios de medio sexenio se acercan, muchos analistas y comentaristas han dedicado unas palabras a un tema de interés eterno: la desilusión popular con la democracia mexicana. Hay muchas causas recientes de esta sensación generalizada: los estudiantes de Iguala, la casita de Angélica Rivera, la masacre en Tlatlaya y los helicópteros de David […]
La Guerra Fría ya terminó
Durante más de medio siglo, la división básica entre los países del hemisferio Occidental, por lo menos en términos de política exterior, ha sido: los cubanos por un lado y los gringos por otro. Claro, es un poco simplista, ya que había países (el más prominente siendo México bajo los gobiernos del PRI) que tejía […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (131.383)
...

La distribución del ingreso en México (41.140)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (32.657)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (24.413)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Discusiones sobre Ética y Periodismo (Exclusivo Internet) (19.195)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Indicadores económicos de México febrero 2015
INEGI y Camacro

Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos