Saturday, 20 December 2014
Artículos relacionados
Divorcio a la mexicana
Blog | Norteando | Patrick Corcoran | 11.09.2012 | 0 Comentarios

PatrickCorcoran

Hace unos meses, escribí en este espacio de un artículo del académico noruego Dag Mossige, que se trataba de la izquierda mexicana. Lo que motivó la investigación de Mossige fue la inhabilidad de tal fuerza de decidir si es un partido político o un movimiento social. Lamentablemente, es muy difícil ser las dos cosas a la vez. Por eso vemos posiciones tan incongruentes de la izquierda que parecen emanar de un paciente de personalidad múltiple: una parte del PRD intenta negociar la mejor reforma posible, como cualquier partido de oposición minoritaria debe, mientras sus feligreses toman el congreso para protestar la aprobación del mismo paquete legislativo. Es un poco confuso, para decirlo suave.

El anuncio de Andrés Manuel López Obrador de que se está separando del PRD para formar su propio partido podría ser suficiente para arreglar la confusión. El movimiento social se va por un lado, el partido político por otro, cada quien libre para adoptar la agenda que quiera y practicar la política como prefiera. Una solución limpia, o un divorcio sano, como lo etiquetó León Krauze.

9 de septiembre Asamblea Informativa



Es un primer paso muy importante, uno que por cierto debería festejarse. La falta de congruencia en la izquierda ha servido para limitar los logros del PRD, tanto electorales como legislativos; un distanciamiento con AMLO era necesario para que México tenga una izquierda progresista, moderna, y capaz de ganar la presidencia. Así pues, no extraña que muchos miembros de la izquierda se vean muy contentos. Jesús Ortega, el jefe de los Chuchus y uno de los grandes ganadores, percibe en la salida de AMLO un fin de la “esquizofrenia política que el PRD proyecta con dos visiones diferentes, dos comportamientos, dos posiciones políticas.”

Pero si la separación de AMLO fue necesaria, no es una solución completa a todo lo que limite el PRD, y falta mucho para que la izquierda pueda soñar con convertirse en la primera fuerza política del país. Fue un primer paso, no la pieza final.

El problema esencial es que aún no es un caso de cada quien por su lado. MORENA y el PRD van a seguir compitiendo por el mismo sector de votantes, y no hay suficientes de éstos para que la izquierda gane una elección presidencial mientras cada agrupación postule un candidato distinto. Si la elección pasada hubiera incluido a Ebrard además de AMLO, ambos habrían quedado 10 o 15 puntos atrás. Por lo pronto, no importa que tengan nombre y organización diferente: los dos lados de la izquierda siguen encerrados en el mismo carro, ambos dos intentando arrebatarle al otro el control del volante. Insisto, importa poco que haya una división formal entre los dos grupos. Mientras siga así, la izquierda tiene escasas probabilidades de quedar en Los Pinos.

Finalmente, la barrera fundamental para una izquierda competitiva sigue siendo la misma que ha sido desde hace seis años: AMLO. Con los millones de votantes leales a él personalmente encima de cualquier partido, el tabasqueño es capaz de tronar toda candidatura progresista, porque él puede dividir la izquierda en el momento que quiera. Sin embargo, él no es capaz de ganar la presidencia, así que tiene pocas bases para pedir que todas las corrientes de la izquierda se unan bajo su liderazgo.

Peor aún, la incapacidad de ganar no le importa tanto a AMLO: está en la extraña situación de ver su relevancia crecer después de perder. Por lo tanto, sus intereses son muy diferentes de los de la izquierda de los Chuchos o de Ebrard. Éstos últimos quieren ganar para gobernar. Sin embargo, AMLO quiere mantener su movimiento, cosa que se hace muy fácilmente perdiendo y fulminando contra la supuesta mafia ilegítima que ignora la voluntad del pueblo. Pero si uno de sus supuestos aliados de la izquierda –digamos Ebrard– gana la presidencia, AMLO ya no tiene un papel protagónico en la política mexicana.

Así pues, para arreglar los problemas de fondo de la izquierda, AMLO tiene que renunciar a un papel de protagonista en la política electoral. (Igual que con la separación formal de AMLO, tampoco es el único paso que queda, pero sí es otro muy necesario.) Prometió retirarse a “La Chingada” durante la campaña, pero los éxitos relativos y la indignación provocada por la derrota lo llevaron a reconsiderar.

Y como es un hombre relativamente joven (58 años), le gusta la política, y tiene millones de seguidores, el plazo de reconsideración podría durar mucho tiempo.

Dejar un comentario



Reforma migratoria de Barack Obama
La reforma migratoria que anunció Barack Obama hace dos semanas fue una decisión fácil, una verdadera no-brainer, como dicen en Washington. Según anunció en su discurso del 20 de noviembre, el gobierno de Obama ya no deportará a los padres de ciudadanos o residentes legales, siempre y cuando tengan al menos cinco años viviendo en […]
Los nuevos hacendados de México
Resulta que el mejor papel de villana que le ha tocado a la Gaviota es, nada menos, que el de Angélica Rivera, la primera dama. Sobran razones para estar indignados y enfadados con su explicación de su casita en Las Lomas. La más importante es que no dijo nada para esclarecer el conflicto básico en […]
El resultado de las elecciones en Estados Unidos
Las últimas elecciones de la época obamista ya se llevaron a cabo, no le fueron favorables al presidente. El entorno político se ha complicado mucho para los demócratas, ya que cedieron control del Senado a sus adversarios republicanos. Desde 2010 no tienen una mayoría en la Cámara Baja, así que la totalidad del Congreso está […]
No basta con capturar a los capos
México está pasando por un periodo interesante, y contradictorio, en la seguridad pública. En las últimas semanas, las fuerzas federales han capturado a dos de las mayores referencias del narco mexicano: Héctor Beltrán Leyva y Vicente Carrillo Fuentes. Dichas detenciones efectivamente acaban con dos de las familias criminales de más resonancia de los últimos 25 […]
El neocentralismo: la compra de poder a cambio de promesas de seguridad
Ningún problema evidencia mejor las deficiencias de nuestro federalismo, al menos en el plano operativo, que el de la inseguridad. La presente administración aplica la máxima según la cual, en situaciones de crimen y violencia, es menester concentrar la fuerza en un solo mando, para que la acción sea una, más ágil y más firme. […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (42.852)
...

La distribución del ingreso en México (15.537)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (13.989)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (9.038)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Planes a futuro. (Cuento radiofónico) (5.576)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos