Domingo, 23 Noviembre 2014
Artículos relacionados
Cárcel como solución: hacia un Estado policial
Blog | Palimpsestos | Antonio Santiago Juárez | 02.03.2012 | 0 Comentarios

AntonioSantiago

De seguir el ejemplo norteamericano el mundo será en breve una gran cárcel. Aproximadamente 730 de cada 100,000 ciudadanos estadounidenses se encuentran privados de su libertad. Uno de cada cien adultos estuvo encarcelado en 2010; uno de cada 33 se encontró bajo la supervisión de las autoridades correccionales. Y aunque la tendencia ha bajado unas centésimas en los últimos años (sobre todo por lo que hace a quienes se encuentran en libertad condicional), el crecimiento en el número de ciudadanos encarcelados a partir de 1980 ha sido exponencial. Esto convierte a ese país en la mayor prisión del mundo, seguido de Rusia (609) y Ruanda (595). Por el contrario, Canadá mantiene encarcelados a 117 ciudadanos por cada 100, 000.

Se ha dicho que un individuo con actividad social normal -clasificación en la que no entran ni artistas ni políticos- tiene un entorno aproximado de 600 personas con los que realiza intercambios cotidianos. Si usted viviera en Estados Unidos podría tener hasta seis conocidos tras las rejas (o a unos cuantos cientos fuera de ellas). Pero las cosas no son equitativas: nuestra vida se encuentra organizada en pequeñas ínsulas sociales y la paz solo queda al alcance de algunos.

¿Cuál es el origen de la ilegalidad? ¿Qué empuja a los hombres a delinquir? ¿Qué está pasando con nuestras cada vez más violentas sociedades? Algo está fallando en la socialización de la ley porque sin duda los crímenes se disparan. Más allá de buscar un hipotético (y absurdo) gen de la violencia cuyo crecimiento resultaría inexplicable, las respuestas deben buscarse en la socialización de la ley.

México es un país de explotados, de infancias extraviadas por las crisis sucesivas, de tejido social desintegrado. Miles de niños y jóvenes sin futuro cuyos padres en muchos casos emigraron, han sido seducidos por la violencia y los recursos de los cárteles. En muchas ocasiones las levas de los narcotraficantes no les dejan otra alternativa.

Si la socialización de la ley se brinda en las familias, cuando estas no existen los sujetos se sienten impelidos a jugar de dioses, a romper las leyes de los hombres para sentirse vivos, a tener en la mano la estabilidad, la vida y muerte de aquellos a quienes se observa origen de humillaciones (algo que vio claramente Truman Capote cuando escribió A sangre fría).

A la violencia que empuja a niños y a jóvenes a delinquir, se suma aquella del gobierno que pone a combatir a los cárteles entre si. Estos usan a los jóvenes como carne de cañón.

Laura reportera.- Buenas tardes señor mandatario de la República de las estrellas, de parte de nuestro auditorio, una pregunta familiar. Ha trascendido que sus hijos organizan una gran fiesta de disfraces para festejar el día de la primavera, y nuestros niños del país desean saber qué disfraz llevarán los suyos.

Señor Presidente.- Si Laura, muchas gracias por tu pregunta. En ese día resulta fundamental el cuidado de los valores familiares, así como combatir la masturbación infantil. Mis hijos, en la entendible edad de la punzada, ya no quieren disfrazarse de soldados.

Laura reportera.- Señor Presidente, el pueblo desea saber de qué quieren disfrazarse los niños presidenciales.

Señor Presidente.- Debo confesar que la elección de mis hijos podría parecer insolente. Pido a ustedes entender lo que sucede con muchachos que han crecido en ambientes autoritarios, hijos de militares de férrea disciplina, inocente rebeldía adolescente. Mis hijos Laura, este año se disfrazarán de niños sicarios. Dicen que está de moda y que ya hay como 25,000.

Laura reportera.- Señor Presidente, a parte de ser usted un excelente militar, tiene fama de buen abogado. ¿No es que la decisión de sus hijos es contraria a la Constitución, a los derechos humanos, y a los tratados internacionales por los que su gobierno tanto ve?

Señor Presidente.- Salvo que no me haya enterado de las últimas reformas, lo prohibido por nuestra Magna Carta es cantar Camelia la Texana y darse besos de lengüita sin previa autorización del Presidente del Banco Central.

Laura reportera.- Muchas gracias por su respuesta señor Presidente. Querido público de las estrellas, me despido de ustedes mandándoles un abrazo lleno de valores, paz y seguridad.

Para acabar con la violencia tenemos dos caminos. Se nos aconseja profesionalizar a nuestras policías. Basta de ministerios públicos, judiciales y políticos delincuentes. El fuero debe desaparecer. Además de transformar a las ministeriales en instituciones científicas —no lo que la PGR y las PGJE son— brindémosles la autonomía necesaria para que más allá de los intereses del Ejecutivo, respondan a los de la sociedad.

Se trata de algo fundamental, pero si las condiciones sociales se mantienen, tales cambios nos conducirán a un Estado policial. El sistema carcelario de Estados Unidos hace como si creyera en la maldad genética preponderante de las personas de color y latinas (creencia que seguirá profundizándose, pues según datos recientes del Pew Research Center, la crisis financiera ha empeorado la desigualdad en ese país. Actualmente la riqueza media de las familias blancas es 20 veces mayor que la de los hogares negros y 18 veces la de los hogares hispanos).

El segundo ejemplo es el de Canadá, decantada por una sociedad justa como lo hacen los países nórdicos, donde el gen del crimen se ha mantenido en su lugar. La violencia es muy distinta en esas tierras y los homicidios casi desconocidos. Los derechos humanos y la democracia sustantiva, es fácil aprenderlo si se escucha claramente, son el camino a seguir.

Dejar un comentario



Obama contra ISIS
Todo indica que Estados Unidos volverá al ataque en el Medio Oriente. Esta vez, el enemigo es el Estado Islámico de Irak y Siria, o ISIS, un grupo que ha dominado las noticias durante los meses recientes con sus avances militares en Irak, la amenaza de aniquilar una población cristiana iraquí, y las decapitaciones de […]
Nuevas rivalidades mundiales
  Desde hace siglos, las rivalidades entre los grandes poderes han determinado el curso de la historia. Francia, España e Inglaterra pelearon por el control de Europa, América y África desde el año 1500 hasta entrado el siglo xix. Luego se sumaron a la contienda Alemania y Rusia, y España claudicó: los conflictos entre estos […]
Delincuencia, violencia y migración en Centroamérica
En la última década, el aumento de la delincuencia y la violencia ha azotado a gran parte de Centroamérica. De igual forma, las migraciones desde muchos de los países de esa región hacia Estados Unidos se incrementaron. ¿Hay relación directa entre estos dos fenómenos? En Centroamérica, el crimen con violencia ha alcanzado niveles sin precedentes. […]
Los insuficientes derechos civiles de los afroamericanos en Ferguson, Missouri
Uno de los logros sociales más importantes durante la historia de Estados Unidos ha sido el avance de la población afroamericana durante los 60 años pasados: gracias a dos reformas históricas, unos cuantos fallos legales claves y un sinfín de protestas, más un montón de paciencia, los descendientes de esclavos ya tienen igualdad ante la […]
El timbre de las campanas: Dos encuentros con la lengua de los otros
En el mixe de Ayutla, tääy significa “ser chistoso/ser gracioso/ser ocurrente” y en el mixe de Tlahuitoltepec significa “mentir”. Una sutil diferencia que en ciertos contextos me ha puesto en aprietos: “¿me estás mintiendo?” me preguntan y yo entiendo “¿estás siendo graciosa? ” a lo que, con entusiasmo, y con un guiño en el ojo, […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (31.309)
...

La distribución del ingreso en México (12.175)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (9.561)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (6.595)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (3.479)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos