Tuesday, 26 May 2015
Artículos relacionados
Cara nueva, política vieja
Blog | Norteando | Patrick Corcoran | 10.07.2012 | 0 Comentarios

PatrickCorcoran

Habrá una cara nueva en Los Pinos a partir del 1ro de diciembre, pero ¿qué tanto van a cambiar las cosas en la política mexicana?

Creo que Enrique Peña Nieto acertó en su columna en The New York Times, cuando apuntó que la polarización política es una de los grandes barreras al cambio en México, si entendemos la polarización como la inhabilidad de los partidos contrarios de colaborar de forma fructífera. Claro, más allá que sus méritos analíticos, el artículo fue un poco descarado, siendo el autor una de las fuentes principales de oposición a Calderón y por tanto polarización política, pero eso es un tema para otro post. Lo que es indiscutible es que desde hace 15 años, los presidentes mexicanos han batallado para sacar adelante sus agendas en casi todo momento.

En los últimos tres años, muchos factores conspiraron para limitar el espacio para operar de Calderón. Entre ellos: un partido dividido, la pérdida de su fuerza personal mientras el fin de su mandato se acercaba, una izquierda intransigente, el creciente enojo y desconfianza proveniente de la ola de violencia vinculada con el crimen organizado, y, más importante, la falta de una mayoría en el Congreso. Gracias a estos y más, los logros de la primera parte de su sexenio (la reforma judicial, la reforma del ISSSTE, la reforma fiscal, etcétera) desaparecieron en la segunda.

Algunos de los factores referidos dejarán de pesar con el arranque de la administración peñista; el nuevo presidente no luchará contra su mismo partido como Calderón tuvo que hacerlo, y tendrán que pasar años antes de que la inminente salida empiece a mermar su fuerza política.

Pero en cuanto a los demás factores, el mandato de Peña Nieto va a tener mucho en común con el de Calderón. La postura de López Obrador (y la izquierda) es difícil de predecir, pero como estamos viendo, los escándalos de las tarjetas de Soriana y la cobertura sesgada de algunos medios importantes ofrecen un pretexto fácil para que se sienta engañado de nuevo. Si bien es poco probable que se mantenga como “presidente legítimo”, tampoco es probable que deje la postura de opositor obstinado. Además, gracias a una campaña en que superó las expectativas de casi todos, su prestigio personal dentro de la izquierda mexicana va en alto, y a menos que AMLO por su cuenta decida retirarse, es difícil de imaginar que sus adversarios dentro del PRD logren arrebatarle el control de la izquierda de manera definitiva.

La violencia también puede complicarle las circunstancias a Peña Nieto. Él no tiene el antecedente de haber mandado 50,000 soldados a cada parte del país, cosa que según muchos provocó la violencia desmedida de los últimos años. No importa. Aunque no esté personalmente asociado con la crisis de seguridad pública como Calderón, si seguimos viendo 15,000 muertos por años gracias a los pleitos entre las diferentes organizaciones criminales, él se verá igualmente acorralado políticamente. A partir del 1ro de diciembre, será suya la responsabilidad de bajar los niveles de homicidio, extorsión, y secuestro. Lamentablemente, no es un objetivo tan fácilmente logrado.

El problema más grave para los que esperan un sexenio que rompe la racha de inactividad presidencial es la falta de una mayoría en el Congreso. Todas las demás barreras políticas habrían sido superables si Calderón contara con una mayoría panista en el Senado y la Cámara de Diputados; en los hechos, éstos faltaron, lo cual le dificultó al presidente aprobar reformas e implementar su agenda.

No quiere decir que la historia se tiene que repetir. Ideológicamente, sectores distintos del PRI se encuentran en todas partes del espectro político, lo cual le da la oportunidad a un Peña Nieto oportunista a ofrecer acuerdos jugosos a sus adversarios. Pero esa lógica se impondrá siempre y cuando haya otro partido que esté dispuesto a jugar. Como se indicó arriba, el PRD de AMLO no es una posibilidad real para reformas delicadas. El PAN puede convertirse en un aliado de conveniencia de vez en cuando, pero tarde o temprano, éste se dará cuenta de que su futuro electoral va de la mano con los fracasos del PRI. Si quieren regresar al poder, su jugada es tronar las iniciativas presidenciales, sean lo que sean, tal como lo hizo el PRI durante la mayoría de los 12 años anteriores.

Los resultados de su sexenio no están escritos, pero muchas de las barreras que han impedido a Calderón serán igual de fuertes ahora con Peña Nieto, lo cual sugiere que el gran cambio de diciembre no será tan grande en los hechos. Los límites puestos a la agenda peñista pueden o no representar una buena noticia para usted, pero lo preocupante es que viene de una estructura política fundamentalmente opuesta al progreso, y esto es un problema para todos.

Dejar un comentario



A setenta años del fin de la Segunda Guerra Mundial
La semana antepasada, en varias capitales de todo el mundo, se realizaron eventos para festejar el 70º aniversario del fin de la fase europea de la Segunda Guerra Mundial (la guerra del Pacífico tenía que esperar unos meses más). Los festejos marcaron lo que quizá sigue siendo el esfuerzo colectivo más monumental de la historia […]
Estados Unidos y América Latina: una relación ambivalente
Desde siempre, la percepción de la relación entre Estados Unidos y sus vecinos latinoamericanos ha sido en cierto grado ambivalente. Por un lado, las quejas de una falta de interés de Washington en su propio vecindario son, y siempre han sido, un montón. Las columnas de Andrés Oppenheimer son un ejemplo prominente y representativo, pero […]
Las elecciones en puerta y la falta de confianza en la democracia
Mientras los comicios de medio sexenio se acercan, muchos analistas y comentaristas han dedicado unas palabras a un tema de interés eterno: la desilusión popular con la democracia mexicana. Hay muchas causas recientes de esta sensación generalizada: los estudiantes de Iguala, la casita de Angélica Rivera, la masacre en Tlatlaya y los helicópteros de David […]
La Guerra Fría ya terminó
Durante más de medio siglo, la división básica entre los países del hemisferio Occidental, por lo menos en términos de política exterior, ha sido: los cubanos por un lado y los gringos por otro. Claro, es un poco simplista, ya que había países (el más prominente siendo México bajo los gobiernos del PRI) que tejía […]
Acuerdo con Irán
El pasado jueves, si usted vive en una zona de Manhattan, Washington, Londres o Tel Aviv (entre otras ciudades), quizá notó un sonido medio raro, como una gran estampida de elefantes, inmediatamente después del anuncio del acuerdo nuclear entre Irán y los poderes de Occidente. Eso fue el apuro colectivo de miles y miles de […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (128.823)
...

La distribución del ingreso en México (40.659)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (32.284)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (24.061)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Discusiones sobre Ética y Periodismo (Exclusivo Internet) (18.788)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Indicadores económicos de México febrero 2015
INEGI y Camacro

Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos