Thursday, 27 November 2014
Artículos relacionados
Balas de goma y anarquismo molotov
Blog | Palimpsestos | Antonio Santiago Juárez | 03.12.2012 | 2 Comentarios

BarraBio-AntonioSantiagoNew

Espero que le vaya bien al Presidente de México: por el bien del país y por el bien de todos nosotros, el suyo debe de ser un gobierno exitoso. Pero si de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno, lo es porque hace mucho se demostró que el ser no implica al deber ser, ni viceversa. Es decir, no porque Peña Nieto deba o quiera hacer un buen gobierno, necesariamente lo llevará a buen término a menos claro está, que escuche lo que sucede y deje de aplicar esa sordera sistemática que nuestros gobernantes han sostenido por décadas, demasiado concentrados en los índices de crecimiento económico, y olvidados de los índices de desarrollo humano, en cuyo déficit se genera la violencia.

Más allá de que se compruebe que algunos vándalos tiraron bombas molotov a cambio de unos cuantos pesos, y que detrás del descontento social se encuentre un atroz titiritero, me parece buena opción analizar la violencia que vive el país (incluyendo los hechos del sábado) como producto de un equivocado modelo de desarrollo. Es útil por tanto fijar la vista en las ideas de las escuelas funcionalistas de principios del siglo XX. Su lección de que la sociedad es un todo orgánico y de que sus diferentes partes funcionan para mantener a la entidad mayor, ayuda a que actos a primeva vista irracionales se hagan entendibles al observar su sentido social.

Para que la sociedad se encuentre sana, es necesario que se cumplan ciertos requisitos, dirían funcionalistas como Emile Durkheim, Malinowski, Robert Merton, o Talcott Parsons. Cuando una sociedad falla en brindar los medios para alcanzar el bienestar personal, los individuos tienden a equilibrar dicha discrepancia ya sea violando las normas, o retirándose de la competencia y de las reglas del juego. En esta concepción, el individuo sufre de manera victimizante, o bien afronta de forma subversiva, la transición hacia comunidades modernas.

Es decir, existen ciertas leyes sociales que producen los fenómenos de violencia en que nos encontramos inmersos, y en nuestro país su causa debe buscarse en gobiernos demasiado preocupados por el crecimiento económico, y poco ocupados en los índices de desarrollo humano.

Hagamos un poco de historia. En los años 70 y 80, México y los restantes países de Latinoamérica padecían de gobiernos omnipresentes pero incapaces de resolver los problemas nacionales. Aunque habían entablado una lucha frenética por paliar la pobreza, en su intento pusieron en marcha enormes estructuras populistas y clientelares que derivaron en las crisis nacionales de la deuda. En consecuencia, las reformas de esas décadas apostaron por un cambio estructural: se necesitaban empresas competitivas generadoras de empleos, inversión extranjera, y bancos que prestaran recursos a intereses bajos.

Han pasado los años y a pesar del crecimiento económico reportado por la nueva economía mexicana, de acuerdo a las cifras de la Cepal somos el único país en Latinoamérica en el que el número de pobres casi no ha decrecido (39.4% en 2002, mientras que en la actualidad ascendería a 36.3%), y también el único en el que la indigencia ha aumentado (de 12.6% subió a 13.3%). Si nos comparamos con Brasil (que de 37.5% la hizo descender a 20.9% entre 2001 y 2011), o con Argentina (de 34.9% en 2004 a 5.7% en 2011), la vergüenza es enorme.

Es urgente un nuevo enfoque para luchar contra la pobreza. Las reformas estructurales apostaron al crecimiento económico, y este no ha funcionado para paliarla. Durante la discusión de las reformas de los años 90, se habló mucho de las “generaciones perdidas” necesarias para que en su día, los mexicanos tuviéramos un mejor nivel de vida (claro que quienes defendían tal sacrificio, daban por hecho el que no formarían parte de estas).

Hoy observamos que tales generaciones no dieron a luz sino violencia. Cuando se habla del tejido social dañado, debe entenderse a individuos que no cuentan con las capacidades y destrezas necesarias para salir de su atolladero.

Por fortuna existe una alternativa a este modelo. La teoría del desarrollo humano abandona la discusión entre bienestar presente o futuro y se centra en el ahora: el bienestar del mañana está estrechamente ligado al bienestar presente, y por tanto contrapone al Producto Interno Bruto, el Índice de Desarrollo Humano centrado en la educación y en la salud. Sólo personas educadas y sanas pueden formar parte del desarrollo colectivo.

Esta teoría va en contra de los enfoques neoliberales que siguen apostando a la estabilización y al ajuste estructural, así como de las ideas neoinstitucionalistas que ven en reformas de segunda generación la solución a los problemas de corrupción y baja calidad de las instituciones. Su nota distintiva es subrayar que la equidad es un medio fundamental para alcanzar el desarrollo: cuanto más desigual sea un país, menos efectivo será su crecimiento.

Las acciones de los nuevos grupos anarquistas deben preocuparnos porque su despliegue de violencia deja observar el avance de la enfermedad social. Se trata de jóvenes que no creen en las reglas del juego y que apuestan por métodos de lucha inaceptables en un régimen democrático.

Mal haríamos en tratar de explicarles las bondades de la legalidad y de la tolerancia, de la manifestación pacífica y del pluralismo político, sin atender a las condiciones de las que son producto. La democracia no les ha beneficiado y no podemos juzgar el ser de estos anarquistas, a partir de lo que a nuestros ojos deberían ser. De nada sirve brindarles un curso de ética democrática y ponerlos a leer los artículos de Norberto Bobbio, pues están lejos de creer en la existencia misma de la democracia.

La única solución a los problemas de violencia que enfrentamos, es la de brindar con más y mejores programas sociales, horizontes de futuro a los jóvenes mucho antes de que sean cooptados por el crimen organizado, o por teorías delirantes de anarquismo redencionista.

2 Respuestas para “Balas de goma y anarquismo molotov
  1. Antonio Santiago dice:

    Muchas gracias Karina, que bueno que te gustó. Y sabes, puede que tengas razón.

  2. KARINA dice:

    Hola Toño,me gustó mucho, opino que una versión menos abstracta y asequible sería buenísima para el común..

    besos

Dejar un comentario



Los nuevos hacendados de México
Resulta que el mejor papel de villana que le ha tocado a la Gaviota es, nada menos, que el de Angélica Rivera, la primera dama. Sobran razones para estar indignados y enfadados con su explicación de su casita en Las Lomas. La más importante es que no dijo nada para esclarecer el conflicto básico en […]
Rick Perry, gobernador de Texas, vs. México
El gobernador de Texas, Rick Perry, se encuentra en pleito con el gobierno mexicano. En medio de un debate sobre cómo lidiar con el Estado Islámico, Perry ofreció la especulación, completamente sin fundamento, de que el grupo terrorista intenta filtrar agentes en territorio estadounidense por la frontera de Juárez. Para prevenir esta amenaza inventada, Perry […]
Plantíos de coca en Chiapas: riesgo inminente
La semana pasada, el ejército mexicano anunció el hallazgo de un plantío de coca, la planta que se usa para la fabricación de la cocaína, en la ciudad fronteriza de Tuxtla Chico, Chiapas. El pequeño cultivo de 1,250 metros cuadrados tenía suficiente espacio para 1,639 plantas. Fue el primer descubrimiento de este tipo que se […]
La educación superior en los albores de un nuevo ciclo escolar
Es común que la idea de educación superior, al menos en ciertos círculos, se equipare a la de universidad. El sistema de instituciones, programas e individuos que integran este nivel de formación es, sin embargo, mucho más complejo y rico y constituye, a escala nacional, una auténtica apuesta de futuro para nuestros jóvenes. A continuación, […]
El timbre de las campanas: Dos encuentros con la lengua de los otros
En el mixe de Ayutla, tääy significa “ser chistoso/ser gracioso/ser ocurrente” y en el mixe de Tlahuitoltepec significa “mentir”. Una sutil diferencia que en ciertos contextos me ha puesto en aprietos: “¿me estás mintiendo?” me preguntan y yo entiendo “¿estás siendo graciosa? ” a lo que, con entusiasmo, y con un guiño en el ojo, […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (34.158)
...

La distribución del ingreso en México (13.032)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (10.526)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (7.063)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (3.800)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos