Martes, 30 Septiembre 2014
Artículos relacionados
4 años más
Blog | Mutt | Bartolomé Delmar | 15.11.2012 | 0 Comentarios

BartolomeBarra

La imagen, en realidad, no tiene más que la connotación del más insufrible personalismo: ahí aparecen Barack y su esposa, abrazados frente a un viento sureño, ella de espaldas, él con los ojos cerrados, el sol estallado en su rostro. El mensaje que acompaña la fotografía es igual de espeluznante: “4 More Years”.

Implica, claro, el triunfo que el oriundo de Illinois sostuvo para reelegirse como Presidente de los Estados de Unidos de América este pasado 6 de noviembre. Logró amarrar a la más alta cúpula del poder político tras un encuentro electoral aburrido y fatigante frente a su competidor Republicano, Mitt Romney. La imagen, empero, significa también una serie de tragedias sintomáticas del país que Obama (y nótese que es la primera mención a su apellido) ha de gobernar los próximos años y de la cultura política en el mundo entero.

En menos de cuatro horas, el mensaje pictográfico de Obama había sido reciclado en redes sociales en más de 400,000 ocasiones. Los ánimos triunfales no solo servían a los Demócratas más convencidos de Ohio y Florida (por mencionar solamente dos estados de la Unión), sino a toda una comunidad local (es decir, mexicana) y global, interconectada, que sentía el triunfo del otrora Senador como el de la benevolencia y la justicia propia; sin dudarlo mucho, la victoria del Partido Demócrata en la carrera presidencial era una victoria moral en las dinámicas de estos circuitos cibernéticos.

“Trágico”, se estipuló en un principio, por la carencia crítica ante los años de Obama, sus voluntades políticas y la simbología propia de la imagen más “tuiteada” de la historia; triste, sin duda, el desconocimiento profundo, pandémico, que parece sostenerse frente a un sistema político que afecta indudablemente a gran parte de las regiones en el mundo.

Primero lo espeluznante: un jefe de Estado verdaderamente atento a las necesidades de la población que lidera, o al menos inteligente en el engaño de que ésas son sus intenciones genuinas, debería de evitar por la lógica más básica el deseo de protagonismo que impera en aquella imagen. No hay en las intenciones de aquel mensaje ningún apunte hacia la sociedad estadounidense, ningún resabio de que, solo quizá, el triunfo sea al menos producto de los esfuerzos de su partido. Aparece Barack, abrazado de una espalda anónima, ensalzándose en su triunfo. La única sonrisa que recibe al nuevo proyecto gubernamental de los Estados Unidos es la del que lo lidera.

Sumado a esto, pensar en el texto: “4 años más”. No se siente siquiera la intención de reconocer al proceso que lo llevó a esas instancias por otro periodo, la gente que esquivó alertas periodísticas para apoyar la campaña o las formas que han achacado a los Estados Unidos los últimos años: la dureza de la crisis económica, la polarización política, las tensiones de la migración, el costoso golpe de las guerras. Se reconoce, nada más, lo que sucederá a Obama (si acaso, a la espalda de su esposa) en el futuro inmediato: vivirá en la Casa Blanca por cuatro años más. Gobernará cuatro años más. Será abrazado por cuatro años más. Él. Barack Obama.

En medio de este panorama simbólicamente miserable, el comentario de muchos aparece como reafirmando una comodidad moral: no es que las razones de este triunfo puedan adjudicarse a un Partido Republicano dividido y debilitado por sus tribus, a un candidato opositor que no pudo soltarse como el candidato que realmente era, a un sistema electoral anómalo y justo nada más con las dinámicas políticas de hace siglos. No. El triunfo, y así se asumía en consenso, había sido logrado por el individuo.

Pobre, muy pobre, dramático casi, el desempeño de Barack Obama en esta elección. Pobre también una realidad social que se permite no enfrentar al líder que hasta en la celebración democrática de un pueblo la ignora y parece satisfecho con su propio endiosamiento. No vimos el rostro ni de Michelle, su mujer.

Dejar un comentario



El timbre de las campanas: Dos encuentros con la lengua de los otros
En el mixe de Ayutla, tääy significa “ser chistoso/ser gracioso/ser ocurrente” y en el mixe de Tlahuitoltepec significa “mentir”. Una sutil diferencia que en ciertos contextos me ha puesto en aprietos: “¿me estás mintiendo?” me preguntan y yo entiendo “¿estás siendo graciosa? ” a lo que, con entusiasmo, y con un guiño en el ojo, […]
Maxu’nk: Duérmase mi niño, duérmaseme ya Canciones de cuna en las lenguas del mundo
En algunas comunidades mixes se cree que los recién nacidos traen consigo un torta lingüística bajo el brazo: entienden una lengua universal que después se irá puliendo con las palabras de los adultos hasta sacar de ella un diamante prístino: el ayuujk. En sueños, algunas veces podemos recordar esa lengua universal con la que nacemos […]
México en el mundial: crónica de una mediocridad anunciada
Hace cuatro años, el director técnico de la selección mexicana, Javier Aguirre, ofreció una opinión honesta de las posibilidades de su equipo en la Copa Mundial de 2010:   “Se genera mucha expectativa respecto al equipo mexicano y luego hay voces que salen de tono, ¿Campeones? México es lo que es, fue 15 en Alemania, […]
Sexciudadanía
  Los vínculos entre sexualidad y ciudadanía son múltiples y vitales; entender su relación permite visualizar las problemáticas y soluciones del desarrollo humano y social con mayor nitidez desde una perspectiva integral. Existe una distancia entre la declaración de derechos y la posibilidad real de su observancia, exigencia y respeto, pues entre estas dos situaciones […]
El novelista: esa marmota indescifrable
Hace como dos años en la Feria del Libro Independiente que se organiza en el Museo de Arte Carrillo Gil, me encontré con una obra de la editorial alemana Bom dia, Boa tarde, Boa noite. Para ser honestos, lo más llamativo del stand era el vendedor. Me acerqué y me dijo algo así como que […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (20.921)
...

La distribución del ingreso en México (7.996)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (6.331)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (4.604)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (2.166)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: El acento está en las ciudades. Algunos resultados de la base de datos ECCA 2012
Suhayla Bazbaz y Eduardo Bohórquez