Tuesday, 23 December 2014
Artículos relacionados
“Mi jefe es un asno.” Zoología humana
Cultura | Este País | Somos Lo Que Decimos | Ricardo Ancira | 01.02.2012 | 0 Comentarios

Los humanos deseamos mantener el contacto con la Naturaleza, por eso metemos a nuestras casas plantas y mascotas. Ello explica en parte por qué un mundo fantasmagórico subyace a nuestra realidad civilizada y racional: seguimos comparándonos con los animales y los vegetales. Así, las personas pueden morder el anzuelo, ser avispadas, hacer lagartijas, llorar lágrimas de cocodrilo; todo ello “no es moco de pavo” ni “baba de perico”. Cuando alguien “no se hace pato” y “se defiende como gato boca arriba” a veces gana: “se siente pavorreal”; si pierde, “se va con la cola entre las patas…”.

asno-flickr-vkreay

En las fábulas griegas o en la obra de La Fontaine, los animales se humanizan: encarnan y escenifican nuestras cualidades y defectos con un fin moralizador. Así, la cigarra es perezosa y muy trabajadora la hormiga. Inversamente, en nuestras expresiones cotidianas damos a las personas características que se ha creído distinguir tradicionalmente en diversos animales (alguien tonto es un burro; si es listo, muy águila). Del abanico de atributos que se podrían adjudicar se suele escoger uno. En el zorro, sea por caso, pudo haberse subrayado la agilidad, la suavidad de su pelaje, su elusividad, la temeridad que lo lleva a invadir territorios humanos, etcétera. Sin embargo, se eligió como emblemática su astucia (no viene al caso determinar si ello preexistió a Esopo o si se originó en sus textos). En ocasiones la alusión es genérica: ¡qué bruto!; es una bestia, un animal, una fiera, un pez gordo, un mal bicho, un pájaro de cuenta. En otras, el referente está más acotado: ser mosca(-quita) muerta, chivo en cristalería, estar pechugona, engatusar a alguien, ser el delfín del superior o un buen sabueso.

Ahora bien, estas connotaciones varían de una cultura a otra. Así, por ejemplo, vaca pone de relieve la robustez mientras que cow, en inglés, focaliza la fecundidad (que por nuestro lado atribuimos a la coneja); para los francófonos, vache se torna adjetivo: malvado, que coincide más o menos con nuestro cabrón (el cual, a su vez, en España significa cornudo y pusilánime).
En una sociedad mestiza como la nuestra la serpiente posee una connotación ambivalente: negativa en la herencia española (Eva en el Edén) pero motivo de adoración en la prehispánica (Quetzalcóatl en Mesoamérica). En nuestras canciones abundan machos y hembras en vez de personas.1

Son por lo menos tres los criterios empleados en las comparaciones: 1) el aspecto: estatura (pulga, jirafa, piojo, microbio); delgadez (charal, campamocha —mantis religiosa—, araña); fealdad (chango, simio, mono, macaco); ambigüedad (camaleón); suciedad física pero también moral (puerco, marrano, cerdo, cochino, guarro); anacronismo (dinosaurio); gordura (ballena, hipopótamo, tonina, elefante, mastodonte); fuerza (ser un oso, estar hecho un toro; este último es sustituido por roble cuando preferimos una metáfora botánica). 2) Un segundo criterio es el carácter que otorgamos a ciertos animales: blanca paloma, víbora, mula, cabra, gallina, borrego, abejita y su contraparte, el zángano. También las sustancias que secretan algunos bichos se imputan, transformadas en rasgos de personalidad, al ser humano: meloso, ponzoñoso, venenoso. Ciertos animales fueron imaginados para atribuirles nuestras peculiaridades: arpía, nahual, sirena, fauno. Los serafines, si los observamos con una mirada nueva, más que divinidades son seres mitad pájaro mitad humano; algo semejante ha pasado con los hombres lobo, los vampiros y, más recientemente, con el Hombre araña (la mitología se remoza sin cesar). 3) Hay que mencionar también algunos comportamientos: lento como tortuga o como caracol (así se tilda también, en México, a quien es baboso y arrastrado); autoritario o represivo, como el gorila; chismoso, hablador: loro, chachalaca, perico, cotorra, urraca, guacamaya; gestor: coyote; ladrón: ratero, rata; depredador: lobo, tigre, león, tiburón, por ejemplo en las negociaciones; criminal: halcón; traficantes: camellos, mulas o burros; los escurridizos son anguilas; los políticos, grillos y avestruces que además viven como perros y gatos. A veces lo que se enfoca es la disponibilidad/apetencia sexual: zorra, lagartón(ona), loba, vampiresa, tigresa, semental, pulpo, moscardón, moscón, mariposón. Un caso interesante que conjuga los tres rasgos (aspecto, carácter y comportamiento) es una metáfora dentro de otra: lobo con piel de oveja.

Son comunes los apellidos Cordero, León, Del Toro, Garza, Pastor, Corral; algunos equipos deportivos adoptan motes para sugerir combatividad, como Los Pumas de la UNAM. Muchos apodos, en especial entre delincuentes (“El Gorgojo”, “La Marrana”) son sinécdoques —un elemento nombra el todo— sin duda impecables; no en vano se dice que ellos escenifican el efecto cucaracha. En las relaciones interpersonales hay sanguijuelas, parásitos y alimañas; son más molestos que las rémoras, sabandijas, ladillas o chinches, pero menos dañinos que los chacales o las hienas. Cuando una persona acecha la debilidad ajena se le ve como buitre: en el ambiente laboral se habla de zopilotear; en el galanteo, de gavilán y pollita. Son gusanos las personas viles y despreciables, por eso en Cuba se llama así a los anticastristas.

Con el tiempo, algunos términos cambian de sentido, como buey→güey→wey, que de insulto pasó a ser muletilla.

Son compuestas algunas —llamémosles— metáforas metonímicas que involucran animales: se dice que un hombre es bragado (valiente, enérgico) porque bragados son aquellos toros de lidia negros con una mancha blanca en las ancas: toro con bragas=hombre valiente, calzonudo. Algo semejante ocurre con los defraudadores electorales: se les conoce como mapaches por el antifaz con que se suele pintar a esos incansables saqueadores.

Vivimos inmersos en una fría y aséptica tecnología pero (o tal vez a causa de ello) seguimos comparándonos con los animales del campo. El lobo de Hobbes y el ζooν πoλίτικoν de Aristóteles siguen, pues, vigentes. ~

1 En otro momento nos ocuparemos de los animales domésticos, la tauromaquia y las peleas de gallos, ricas vetas de figuras retóricas.

——————————
Profesor de literatura francesa en la Facultad de Filosofía y Letras y de español superior en el cepe de la unam, RICARDO ANCIRA (Mante, Tamaulipas, 1955) obtuvo un premio en el Concurso Internacional de Cuento Juan Rulfo 2001, que organiza Radio Francia Internacional, por el relato “…y Dios creó los usaTM”.

Dejar un comentario



Entender lo extraño
Desconocemos nuestras propias tradiciones culturales —el origen de un símbolo tan común como el árbol de navidad, por ejemplo— pero, lo que es más grave, somos incapaces de entender otras culturas. Las miramos a través de la lente de nuestra cosmovisión, trastocándolas hasta la caricatura. Este ensayo es el prólogo de Entender lo extraño, el […]
Se calentó el granizo
Aire, agua, tierra y fuego en contextos
Los llamados cuatro elementos son fuentes1 de vida: el aire que respiramos, el agua para beber y nutrir nuestros plantíos, la tierra en que nace la comida, el fuego con el que cocemos y hervimos. En demasía, esos bienes se vuelven males y causan tragedias: huracanes, inundaciones, derrumbes e incendios.2 Son positivos los vientos de […]
Un apretón de tuercas
La técnica al servicio del lenguaje
Para Ricardo Lobato González Desde siempre se ha considerado que los seres humanos somos los únicos animales que construimos y empleamos herramientas. La etología ha documentado, no obstante, que ciertas aves fabrican utensilios —casi siempre para tener acceso a comida— y lo mismo hacen los simios, que además usan armas en sus pleitos. Cada uno […]
“Es un mátalas callando”
El embuste en palabras
Este texto estará disponible en el transcurso del mes. Por favor, visite el sumario general o el sumario del suplemento de Cultura regularmente. Los títulos subrayados indican que el artículo completo ya está disponible. Suscríbase a Este País y reciba la versión impresa cada mes a la puerta de su casa o cómprela con su […]
Ráfagas y carnaval
Ricardo Ancira, Agosto tiene la culpa, Samsara, México, 2014. En “… y Dios creó los usaTM”, Ricardo Ancira cuenta cómo un mexicano supuestamente americanizado se arma un día hasta los dientes, recorre un barrio chicano en Los Ángeles, California, peregrinación que es una forma de recorrer su propia vida de desgracia y migración, irrumpe en […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (43.008)
...

La distribución del ingreso en México (15.655)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (14.111)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (9.149)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Planes a futuro. (Cuento radiofónico) (6.108)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos