Sábado, 22 Noviembre 2014
Artículos relacionados
Ron Mueck en México
Blog | Optográfica | Helena Okón | 05.10.2011 | 1 Comentario

BarraBio-Okon

San Ildefonso se cubre de piel y cuerpos, al alojar una asombrosa selección de esculturas hiperrealistas de Ron Mueck. El artista en cuestión es sin duda un escultor monumental, no importa si sus piezas miden cincuenta centímetros o diez metros, su monumentalidad se encuentra en el detalle, en la casi increíble exactitud de las formas. Mueck es un escultor que no podría existir más que en la contemporaneidad, pues es gracias al avance tecnológico de los materiales y sus aplicaciones que logra una fidelidad tan puntual en cada una de las esculturas que produce para representar a un amplio repertorio de cuerpos y personajes.

ron mueck spooning couple 2005

Contemplar una de sus obras se convierte no en un ejercicio de observación, sino en una búsqueda, siempre insatisfactoria, por encontrar el error más mínimo. Pero no, en cada uno de los cuerpos humanos, o animales, que muestra, la exactitud es reina. El poro está donde debe, junto con vellos, venas, cabellos, y arrugas. El efecto es aún más desconcertante dada la desproporción de los cuerpos. Creo que ninguna de sus obras es a escala, sino que juega precisamente con los tamaños de las formas para revelar contenidos y significados.

“A Girl”, por ejemplo, una escultura de cinco metros de largo de una niña recién nacida, cubierta de sangre y con cordón umbilical de acompañante, presenta la enorme fragilidad de una nueva vida a la par de las dimensiones emocionales de una nueva vida. No es fortuito que eligiera elaborar un tema así con un tamaño tan grande. En contraste, “Old Woman in Bed”, la escultura de una anciana envuelta en cobijas con el cuerpo recogido en posición fetal, mide menos de un metro de largo. Correspondientemente, la pieza evoca la soledad avasalladora de la vejez y el momento final de la muerte, el instante infinito en el que nos volvemos, espiritual y físicamente, cada vez más pequeños los humanos.

Mueck forjó sus sorprendentes bases técnicas en la industria del cine, la televisión y la producción de marionetas, el artista australiano cambió de giro hacia la escultura hiperrealista en los años noventa. Tras caer en la mira del importante coleccionista de arte Charles Saatchi, la carrera del hiperrealista adquirió una fuerza que aún no pierde. Su repertorio hiperrealista se dedica a mostrarnos instantes, fragmentos de vida que con su forma revelan los pensamientos ocultos de los protagonistas, tal es el caso de “In Bed”, o “Spooning Couple”, ambos en San Ildefonso. “Dead Dad”, la escultura que lanzó a la fama a Mueck, es ejemplo máximo del impulso del artista por mostrar nuestra humanidad en su estado más frágil. Se trata de una escultura de su padre muerto, de espaldas y desnudo. La pieza es pequeña, mide menos de un metro, y siempre se ha presentado a nivel del piso, creando un efecto trágico donde la muerte se revela como un hundimiento que los vivos podemos tan sólo contemplar. Utilizando la hiperexactitud, Mueck revela conceptos que son imposibles de reproducir con precisión de manera plástica. Dada la imposibilidad de representar con exactitud el concepto de soledad, o vejez, o muerte, queda la posibilidad de plasmar el concepto en una escena que lo transmita. No todo es fragilidad en la obra de Mueck, algunas de las obras son juegos, escenas que evocan historias, pero la mayoría muestran la circunstancia humana en sus formas más devastadoras.

Sin embargo, la tragedia más grande de la obra de Mueck quizá sea el hecho de que la precisión técnica de sus obras tiende a eclipsar el mensaje filosófico que podrían contener. La sorpresa por la exactitud de su hiperrealismo será siempre más inmediata que el mensaje conceptual. Uno puede imaginar a un público discutiendo ampliamente en torno a la exactitud de cada cabello, pero tal escenario, si dura demasiado, implica que se está mirando a las obras demasiado de cerca. Ése quizás sea el mayor problema del hiperrealismo en escultura y el medio que sea, que resulta siempre difícil desprenderse de arrugas tan veraces para alejarnos un poco y pensar en lo que éstas significan.

La exposición “Ron Mueck. Hiperrealismo de alto impacto”, estará abierta del 21 de septiembre de este año, hasta el 5 de febrero de 2012.

Visite el estudio de Ron Mueck a través de la lente del fotógrafo Gautier Deblonde, consulte: http://www.gautierdeblonde.com/portfolio.lasso?categoryID=4

Una respuesta para “Ron Mueck en México”
  1. Santiago dice:

    Cual es el horario de la expocición¿?

Dejar un comentario



Paul McCarthy me da asco
La palabra grotesco implica dos acepciones que me interesan para descubrir la obra de Paul McCarthy, artista estadounidense nacido en 1945: por un lado, refiere a algo “irregular, grosero y de mal gusto”, mientras que en un segundo plano indica que algo es “relativo a la gruta artificial”. Espero que la “gruta artificial” signifique que […]
Marca de tinta sobre papel
En esta época, donde el hartazgo en torno a la discusión sobre si desaparecerán los libros físicos o no ha superado, por mucho, a la discusión misma, parecería necedad retomar cualquier elemento de ella. Sin embargo, quisiear apuntar un detalle ínfimo, pero crucial, que toca muchas veces a la discusión: la interacción física que resulta […]
Foto rayada: la tachadura como mácula
Existe un sin fin de razones para querer tachar, magullar y destrozar una fotografía. Todos hemos sido adolescentes. Todos hemos perdido un amor que añoramos, tuvimos y nos vimos perder. Yo sólo he quemado la fotografía de un hombre en mi vida, y ni siquiera fue uno de los importantes. Durante mi breve carrera como […]
Los mirones
La gente se ha detenido a observar la maniobra. Quieren ver al muerto, quieren corroborar su propia mortalidad al mirarlo, se juntan en una larga fila de cuerpos que cuelga de la parte superior de la fotografía “Sin título. (Rescate de un ahogado en Xochimilco con público reflejado en el agua)”, tomada en 1960 por […]
Suicidio en Petrópolis
Me pregunto si la lámpara de noche que acompañó la muerte de Stefan Zweig y su pareja, Lotte Altmann, estaba prendida o apagada cuando los encontraron muertos. El buró de la habitación en Petrópolis, Brasil, está poblado de todo lo que uno espera encontrar al lado de la cama de quien duerme. A parte de […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (31.106)
...

La distribución del ingreso en México (12.109)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (9.485)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (6.563)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (3.448)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos