Monday, 25 May 2015
Artículos relacionados
“Nueva” estrategia contra el narco
Blog | Norteando | Patrick Corcoran | 29.07.2011 | 0 Comentarios

PatrickCorcoran

Esta semana, el gobierno de Estados Unidos lanzó una nueva estrategia para enfrentar a los grupos internacionales de crimen organizado. El objetivo, según la administración de Obama, es convertir a los TCO –ahora se les denomina a los grupos de crimen organizado Transnational Criminal Organizations en la jerga divertidísima y siempre cambiante de la oficialía americana– en un “problema de seguridad pública manejable en Estados Unidos y en las regiones estratégicas por todo el mundo.”

Para lograr esta meta, la estrategia fija cinco ejes: proteger a los americanos y a sus socios del daño y la explotación de los TCO; ayudar a los demás países a fortalecer la gobernación y la transparencia, y romper el poder corruptor de la delincuencia; romper el poder económico de los grupos de crimen organizado y proteger los mercados legítimos de la penetración de los TCO; derrotar las redes que presentan la mayor amenaza a la seguridad nacional; y construir consensos y cooperación internacional.

Como un acta de relaciones públicas que matiza las políticas vigentes, la nueva estrategia tiene mucho a su favor. El enfoque en crear un problema manejable en lugar de prometer ganar la guerra contra las drogas se me hace una concesión a la realidad importante. Un esfuerzo para ayudar a los demás países a mejorar la capacidad de sus gobiernos hace mucha falta. La idea de fijar los esfuerzos del gobierno según el peligro que presenta, de no tratar todos los grupos como iguales, es también muy buena. (De hecho, se podría argumentar que Calderón ya lo hace, con la atención que su administración ha puesto a la Familia y Los Zetas. Sin embargo, la falta de una estrategia de relaciones públicas para dejar saber precisamente porque lo está haciendo de esta manera limitó el impacto.)

En algunos aspectos representa un cambio en la postura específicamente hacia los grupos mexicanos. El Departamento de la Tesorería también anunció una nueva determinación contra los Zetas; de ahora en adelante “cualquier propiedad en los Estados Unidos o en la posesión o control de personas estadounidenses en que [los Zetas] tengan un interés queda bloqueado, y personas estadounidenses tienen prohibido entrar en transacciones con ellos.”

Sin embargo, creo que no deberíamos esperar mucho por un par de razones esenciales: la primera es que, si bien la nueva estrategia promete una modificación de énfasis, no hay mucho nuevo en términos reales. Obama puede decir lo que quiera sobre la amenaza del narco, pero la realidad es que sin recursos nuevos o cambios presupuestales, la nueva estrategia tiene límites muy serios. Y no es que se tenga que gastar más, pero la meta de “ayudar a los demás países a fortalecer la gobernación y la transparencia” no se logra con la mera declaración de buenas intenciones. Sin nuevos fondos o elementos dedicados a este objetivo, ¿de qué estamos hablando?

La nueva designación de los Zetas es un buen ejemplo de los límites de la nueva postura de Obama: qué bueno que el grupo ya está en el la mira del gobierno de EU, pero la nueva designación no le proporciona al gobierno ninguna herramienta que es radicalmente diferente. Desde 2009, los Zetas están en la lista de la organizaciones señaladas en el Foreign Narcotics Kingpin Designation Act, o el Acta de Designación de Capos de Narcóticos Extranjeros. Desde hace dos años, ya se le daba al ejecutivo mucho más capacidad de decomisar bienes pertenecientes a los Zetas y sus socios en cada rincón del país. Parece que con la nueva clasificación se facilitarán estos decomisos un poco, pero será una mejoría marginal, no una vuelta de 180 grados.

La segunda razón para tener pesimismo respecto a la nueva política: hay limites de lo que se puede lograr a través de acciones de Estados Unidos (especialmente sin que esté dispuesto a considerar cambios fundamentales, como la legalización de mariguana). A fin de cuentas, el problema de la violencia en México tiene soluciones mexicanas: policías más honestos, un sistema penal más eficaz, la implementación de la reforma judicial, ministerios públicos más competentes, controles de confianza a todo nivel policiaco, etcétera.

Hay mucho que Estados Unidos hace para contribuir al problema de la inseguridad pública, desde el tráfico de armas hasta la demanda insaciable por las drogas que pasan por México. Pero debido a las realidades políticas en Estados Unidos, es bastante improbable que se haga un esfuerzo real en estos temas, y aunque hubiera tal esfuerzo, esto no haría nada respecto a los problemas mencionados en el párrafo anterior. Insisto, los problemas de México se solucionarán principalmente en México.

En resumen, aunque la nueva estrategia incluye unas ideas sensatas, yo no espero un escenario dramáticamente diferente, ni en la seguridad pública de México ni en la manera en que Estados Unidos lleve a cabo su política anti-drogas. Esto es un cambio de look, y nada más.

Dejar un comentario



A setenta años del fin de la Segunda Guerra Mundial
La semana antepasada, en varias capitales de todo el mundo, se realizaron eventos para festejar el 70º aniversario del fin de la fase europea de la Segunda Guerra Mundial (la guerra del Pacífico tenía que esperar unos meses más). Los festejos marcaron lo que quizá sigue siendo el esfuerzo colectivo más monumental de la historia […]
Estados Unidos y América Latina: una relación ambivalente
Desde siempre, la percepción de la relación entre Estados Unidos y sus vecinos latinoamericanos ha sido en cierto grado ambivalente. Por un lado, las quejas de una falta de interés de Washington en su propio vecindario son, y siempre han sido, un montón. Las columnas de Andrés Oppenheimer son un ejemplo prominente y representativo, pero […]
Las elecciones en puerta y la falta de confianza en la democracia
Mientras los comicios de medio sexenio se acercan, muchos analistas y comentaristas han dedicado unas palabras a un tema de interés eterno: la desilusión popular con la democracia mexicana. Hay muchas causas recientes de esta sensación generalizada: los estudiantes de Iguala, la casita de Angélica Rivera, la masacre en Tlatlaya y los helicópteros de David […]
La Guerra Fría ya terminó
Durante más de medio siglo, la división básica entre los países del hemisferio Occidental, por lo menos en términos de política exterior, ha sido: los cubanos por un lado y los gringos por otro. Claro, es un poco simplista, ya que había países (el más prominente siendo México bajo los gobiernos del PRI) que tejía […]
Acuerdo con Irán
El pasado jueves, si usted vive en una zona de Manhattan, Washington, Londres o Tel Aviv (entre otras ciudades), quizá notó un sonido medio raro, como una gran estampida de elefantes, inmediatamente después del anuncio del acuerdo nuclear entre Irán y los poderes de Occidente. Eso fue el apuro colectivo de miles y miles de […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (127.709)
...

La distribución del ingreso en México (40.522)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (32.144)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (23.945)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Discusiones sobre Ética y Periodismo (Exclusivo Internet) (18.677)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Indicadores económicos de México febrero 2015
INEGI y Camacro

Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos