Domingo, 23 Noviembre 2014
Artículos relacionados
La insistente memoria de los muertos. Retorno al genocidio camboyano II.
Blog | Optográfica | Helena Okón | 13.09.2011 | 0 Comentarios

BarraBio-Okon

En uno de los cuadros del pintor camboyano Vann Nath, aparece una larga fila de prisioneros en camino al sitio de su ejecución, un paraje llamado Choeung Ek, a las afueras de Phnom Penh, Camboya. La muerte de éste pintor es una pérdida enorme para quienes claman por una reconciliación post-violencia en Camboya. En honor a este pintor-testigo, presento aquí la serie fotográfica “Restos”, un mínimo testimonio de lo que yo encontré en Choeung Ek, hoy en día un paraje polvoso caracterizado por fosas de donde se ha desenterrado a parte de las víctimas. Un fragmento de los huesos exhumados se encuentran dentro de una estupa budista, monumento en honor a las víctimas del genocidio camboyano, pero la mayoría siguen dentro de las fosas comunes donde cayeron al momento de su ejecución. Las veredas entre las tumbas masivas ahora están cubiertas de flores y semillas regadas por los árboles cercanos. La tierra es compacta, dura, pero de entre el polvo se asoman restos, la evidencia del crimen.

grabación de los sonidos
Acompaño también una grabación de sonidos que encontré en Choeung Ek, para que otros puedan desconcertarse, como yo, ante la presencia de una profunda calma sonora en un sitio testigo de tan extrema violencia. La contradicción de la presencia de sonidos cotidianos—aves, gallos, voces, pasos, el viento creciendo entre los árboles—dentro del mismo espacio que alguna vez fuera escenario del horror, se resuelve únicamente al reconocer que los hechos más atroces se perpetran dentro de la cotidianeidad, en la rutina, en la vida ordinaria y normal.

Lo primero que se nota son los trozos de tela, fragmentos de la ropa que portaban las víctimas al momento de su muerte. Sería muy simple decir que los retazos de tela son testigos silenciosos del acto de muerte. Mirarlos, y saber que una persona ejecutada tocó esa tela, que ella le acompañó en su sufrimiento, le otorga al trozo de hilo una energía memoriosa de la que nunca he sido testigo antes. Esa tela lo vio todo. Ha estado con su dueño en el fondo de la tierra, y ahora la lluvia la fuerza a salir de nuevo, sola, sin ser humano, a gritar la injusticia con su presencia. Cada trozo de ropa insiste en la existencia de su portador, convirtiendo al crimen en hecho indiscutible.

Lo segundo que se nota, cuando uno mira más de cerca la superficie de la vereda, son los huesos que se asoman entre la transparencia del polvo. Uno no atina en describir de qué parte del cuerpo se trata, sólo se nota que en ocasiones los huesos son muy pequeños, de niño. Los huesos no sobresalen de la tierra, sino que se presentan insertos en lo profundo del polvo, no destacan, están tan dentro que no se les podría sacar, son ya parte de la tierra. Planos, aparecen como cortes radiográficos, revelados únicamente por la erosión producida por el andar de quienes caminan sobre esta tierra, por las gotas de la lluvia que cae, en este sitio donde es imposible pisar donde no haya un muerto debajo.

En Choeung Ek persisten las evidencias necias que no se permiten desaparecer, aún cuarenta años después: las ropas y los huesos de los muertos que permanecen, hablando de cómo fueron obligados a arrodillarse ante el vacío, cabezas golpeadas y cuellos cercenados, de cómo cayeron uno a uno, mil a mil, a mano de sus congéneres.

Dejar un comentario



El neocentralismo: la compra de poder a cambio de promesas de seguridad
Ningún problema evidencia mejor las deficiencias de nuestro federalismo, al menos en el plano operativo, que el de la inseguridad. La presente administración aplica la máxima según la cual, en situaciones de crimen y violencia, es menester concentrar la fuerza en un solo mando, para que la acción sea una, más ágil y más firme. […]
De la confusión entre la violencia y el deseo
El tabú que pesa sobre las sexualidades obstruye la generación de claridad alrededor de estas. Por ello es necesario aclarar muchos sobrentendidos como es el caso de la confusión entre el deseo y la violencia. Esta confusión encubre el acoso, bloquea la discusión sobre la libertad y proscribe en muchos ámbitos hablar abiertamente de las […]
Delincuencia, violencia y migración en Centroamérica
En la última década, el aumento de la delincuencia y la violencia ha azotado a gran parte de Centroamérica. De igual forma, las migraciones desde muchos de los países de esa región hacia Estados Unidos se incrementaron. ¿Hay relación directa entre estos dos fenómenos? En Centroamérica, el crimen con violencia ha alcanzado niveles sin precedentes. […]
Violencia en México: la erupción de un volcán. Entrevista con Guillermo Valdés Castellanos
Guillermo Valdés Castellanos, exdirector del Centro de Seguridad Nacional (Cisen) en el sexenio pasado, luce tranquilo. Como él mismo dice: “No es lo mismo estar en un cargo como el que tuve en el Gobierno de Felipe Calderón, que aquí en mi oficina”. Esa misma calma, con la que vive ahora, lejos del escrutinio público […]
De símbolos y agresiones cibernéticas: algunas notas sobre la lactancia
Para Martha, Mónica y Matías El conocido dicho popular para preservar la integridad física y mostrar la civilidad urbana a la que se aspira en las clases medias, está incompleto, o al menos, desactualizado. En este nuevo contexto donde todo mundo emite opiniones en las plataformas virtuales, debería decir: “En la mesa (red) no se […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (31.651)
...

La distribución del ingreso en México (12.270)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (9.697)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (6.642)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Perfil demográfico de México (3.518)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos