Tuesday, 23 December 2014
Artículos relacionados
Fox y el pacto
Blog | Norteando | | 28.10.2011 | 0 Comentarios

PatrickCorcoran

De nuevo, Vicente Fox está hablando de un pacto con el narcotráfico. Bueno, él no usó esa palabra en su discurso reciente en el Cato Institute, en Washington, y niega que su propuesta sea un pacto. Sin embargo, parece que está hablando de un pacto, y muchos medios mexicanos lo etiquetaron como tal. Lo que sí dijo fue, “Negociar no es la palabra correcta. Sí se puede buscar un cese al fuego.” Luego comparó el reto de los zapatistas en el principio de su sexenio con el desafío actual del crimen organizado, y propuso que los líderes mexicanos estén dispuestos a “hablar con un criminal”, como su administración hizo con el Subcomandante Marcos.

No es la primera vez en que Fox habla así. Hace unos meses, el ex-presidente dio un discurso en el cual propuso convocar “a los grupos violentos a una tregua [y]…valorar la conveniencia de una ley de amnistía.” Y unos días después, publicó una columna bastante rara en la cual negó haber sugerido un pacto, pero volvió a enfatizar la necesidad de una tregua, mientras, por una razón que solamente sabe él, citó al criminólogo famoso Albert Einstein en tres ocasiones.

Es una serie de mensajes confundidos, sin duda. ¿Cómo se logra un cese de fuego sin que haya una negociación? ¿Y cómo puede comparar a los zapatistas, rebeldes ideológicos y aislados, con los grupos de crimen organizado, que operan en todo México en pos de ganancias? ¿Y si habla de una amnistía abierta para criminales como una manera de bajar la violencia, cómo puede negar que tiene los elementos básicos de un pacto? En fin, la de Fox es una visión muy borrosa.

De todas formas, vale la pena repasar los problemas de un pacto. Además de todos los problemas de la política doméstica (un pacto daría un arma bastante potente a los partidos opositores), de la geopolítica (México tendría un reto aún más grande en cambiar la percepción internacional sobre el país si entra en un pacto), y del moral (si los narcos pueden tener un pacto, entonces por qué los robacoches no?), hay otro razón para rechazar cualquier búsqueda de pacto o tregua: no serviría para bajar la violencia.

Se dice que el apogeo del narcopacto fue durante la época priísta, durante los sexenios de Carlos Salinas, Miguel de la Madrid, y Ernesto Zedillo. Desde luego, no generaba una paz absoluta, ya que sobraban episodios violentos en aquella época también, aunque con una frecuencia mucho menor que la de hoy. Pero aun si aceptamos la hipotesis de una paz lograda a través de un pacto hace 20 años, eso no significa que lo mismo es posible hoy en día. El problema es que el narcotráfico ha cambiado. Antes, la industria se dividía en dos o tres grandes organizaciones: las del Golfo y del Pacífico (cuyo sede se iba cambiando de Guadalajara a Juárez, y luego a Sinaloa). Luego de la división entre Amado Carrillo y los Arellano Félix, se agregaba el Cártel de Tijuana al escenario como un grupo independiente. Con tan pocos actores relevantes, mantener una paz era relativamente fácil.

Pero los grandes grupos que dominaban el tráfico de cocaína y otras drogas se han fracturado. Además de los tres grupos anteriormente nombrados, han surgido decenas de nuevos: La Línea, Gente Nueva, Los Zetas, La Resistencia, La Mano con Ojos, Los Caballeros Templarios, etcétera. Cualquiera de ellos sería capaz de detonar un espiral de violencia y quebrar un pacto de no-violencia, lo cual lo hace casi imposible de mantener. Como prueba, nada más véase las varias ocasiones recientes en que los principales narcos mexicanos, con el apoyo del gobierno, han intentado concretar otro pacto para dividir el territorio y bajar la violencia. En cada ocasión, el pacto duró apenas unos meses antes del regreso de los balazos. No obstante, Fox cree que una tregua arreglada por el gobierno es una opción viable.

En su discurso más reciente, Fox también pronunció:

“Aquí en Estados Unidos no hay negociación con los criminales, pero hay una tolerancia increíble porque los que trafican la droga, cobran el dinero y venden las armas, aquí están. ¿Por qué no los acaban?”

Creo que ahí se revela la confusión, y también una parte de la solución. Como dice Fox, en Estados Unidos no existen pactos entre el gobierno y los narcos, pero tampoco es preciso decir que existe una tolerancia para los que trafican. Con una demanda tan enorme para las drogas, no existen los recursos para acabar con la industria, así que unos cuantos narcos –o más bien, unos muchos narcos– siempre van a existir. Pero no es que se toleran; todo vendedor de drogas, desde el chiquillo que vende mota en su dormitorio universitario hasta los que trafican grandes cantidades de cocaína y heroína de Sudamérica, puede caer detenido en cualquier momento.

Ante este contexto, existe un entendimiento entre los narcos y los cuerpos policíacos que los criminales que se pasan de la raya serán los primeros en caer. Es decir, el grupo que empieza a matar de manera desmedida, o atacar policías, se convierte en la prioridad del gobierno, que implica la destrucción del grupo en cuestión. Los vendedores de droga que evitan tales agresiones tienen mucha más posibilidad de evitar la cárcel. Esta dinámica crea grupos más defensivos, y además genera una cierta estabilidad dentro de la industria del narcotráfico en Estados Unidos. El resultado es un acuerdo tácito entre todos los actores sobre lo que sí se “permite” y lo que no.

Me pregunto si esto es lo que quiere Fox. Sin duda, eso hace falta en México. Los grupos que generan los actos de violencia más espantosos siguen de pie. Células individuales caen –la mayoría de los presuntos responsables por el ataque en el Casino Royale, por ejemplo, se encuentran tras rejas– pero los grandes grupos no. Para los grandes capos, el incentivo de evitar actos muy agresivos no existe.

Eso es lo que tiene que cambiar. Para que exista ese acuerdo informal y mutuo entre los criminales y el gobierno, éste último necesita un sistema de justicia capaz de imponer castigos cuando una pandilla se pasa de la raya. Es decir, hoy en día, la raya ni existe.

Dejar un comentario



Reforma migratoria de Barack Obama
La reforma migratoria que anunció Barack Obama hace dos semanas fue una decisión fácil, una verdadera no-brainer, como dicen en Washington. Según anunció en su discurso del 20 de noviembre, el gobierno de Obama ya no deportará a los padres de ciudadanos o residentes legales, siempre y cuando tengan al menos cinco años viviendo en […]
Los nuevos hacendados de México
Resulta que el mejor papel de villana que le ha tocado a la Gaviota es, nada menos, que el de Angélica Rivera, la primera dama. Sobran razones para estar indignados y enfadados con su explicación de su casita en Las Lomas. La más importante es que no dijo nada para esclarecer el conflicto básico en […]
El resultado de las elecciones en Estados Unidos
Las últimas elecciones de la época obamista ya se llevaron a cabo, no le fueron favorables al presidente. El entorno político se ha complicado mucho para los demócratas, ya que cedieron control del Senado a sus adversarios republicanos. Desde 2010 no tienen una mayoría en la Cámara Baja, así que la totalidad del Congreso está […]
No basta con capturar a los capos
México está pasando por un periodo interesante, y contradictorio, en la seguridad pública. En las últimas semanas, las fuerzas federales han capturado a dos de las mayores referencias del narco mexicano: Héctor Beltrán Leyva y Vicente Carrillo Fuentes. Dichas detenciones efectivamente acaban con dos de las familias criminales de más resonancia de los últimos 25 […]
¿Las remesas ayudan a reducir el crimen?
En pos de una respuesta a esta pregunta, un reporte publicado por el Banco Internacional de Desarrollo el pasado mayo analiza a México durante el periodo de 2002 a 2010. México es un país ejemplar para considerar los efectos, ya que las remesas son una gran parte de la economía; según los autores, las remesas […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (43.008)
...

La distribución del ingreso en México (15.658)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (14.111)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (9.152)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Planes a futuro. (Cuento radiofónico) (6.118)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos