Wednesday, 01 April 2015
Artículos relacionados
¿De qué sirven las multas? Elecciones EdoMex 2011
Blog | Norteando | Patrick Corcoran | 21.07.2011 | 0 Comentarios

PatrickCorcoran

Según reportó la Jornada el 3 de julio, Coparmex estima los gastos totales en la reciente elección del Estado de México en unos 3 mil 600 millones de pesos. La cifra representa lo doble de lo que se gastó cuando Arturo Montiel le pasó el control del estado a Enrique Peña Nieto en la elección 2005, y corresponde a una suma de 60 dólares gastados por cada voto.

En comparación, en la carrera presidencial más reciente de Estados Unidos, se gastaron $1.6 mil millones de dólares en una elección en que participaron mas que 120 millones de personas, que equivale más o menos 13 dólares por voto.

El gasto del Edomex representa, en pocas palabras, un chorro de dinero. Si es demasiado o no es una pregunta para otro día, pero una cosa es indudable: esta cantidad deja en ridículo la multa de 27 mil pesos propuesta por el IEEM por las actas anticipadas de Eruviel Ávila. La sanción representa un muy buen salario mensual, pero es aproximadamente 0.00075 por ciento del gasto total de campaña. Eso es como secar el mar quitándole una gota de agua. Una solución obvia serían multas más grandes. Bueno, 26 mil no afecta a una campaña, pero ¿qué tal uno de 2.6 millones? ¿Sería eso un problema para el partido sancionado?

Quizá, pero toda multa monetaria es un poco problemática, pues resulta bastante difícil castigar los partidos a través de sanciones de dinero. Como bien demuestra la elección en el Estado de México, los controles que supuestamente regulan el gasto en las elecciones no funcionan muy bien. Aún con multas mucho más grandes, lo más probable es que, dada la cantidad total de dinero en México y el interés en influir las políticas públicas, siempre habrían poderes fácticos dispuestos a ayudarles a los partidos a pagarlas. Visto así, en cuanto fortalezcan los vínculos entre la política y los estos poderes, las multas más grandes podrían minar la calidad de la representación democrática.

Además, si la violación de la ley electoral le proporciona una ventaja al partido culpable, lo más probable es que lo hagan aún sabiendo que puede ser sancionado. Piense usted en Vicente Fox: si le hubieran dicho en enero de 2006 que ganaría el 2 de julio, pero tendría un precio de 38 millones de pesos para el PAN, nos habría ofrecido champaña para festejar la excelente noticia. En este sentido, las multas pueden ser anticipadas y tomadas en cuenta como otro costo de ganar, igual que el gasto para los spots o el transporte. En todo caso, como hay un abasto efectivamente ilimitado de dinero, la multa monetaria no logra desalentar las actividades electorales ilícitas.

Pero si el dinero va y viene como las estaciones, en las campañas sí hay otro bien que es bastante escaso: el tiempo. En el Estado de México, a los candidatos se les dieron apenas 45 días para presentar su oferta al electorado. Quitar a un candidato una semana o dos de su plazo para hacer campaña –quitarle derecho de hacer reuniones públicas, prohibir la diseminación de sus spots, etcétera– sería un serio impedimento. Y no sería algo que podría reemplazar un donador generoso así no más.

Es por eso que me gustaría ver un cambio hacia los castigos que buscan acortar las actividades de campaña en lugar de afectar el gasto. Si estuviera bien diseñado y aplicado, creo que un sistema que sancione no monetariamente sino por otras vías lograría modificar el comportamiento de los candidatos e impondría más respeto para las reglas, porque no valdría el riesgo.

De todas formas, para realmente castigar violaciones electorales, las autoridades tienen que tener la voluntad para hacerlo. En el Estado de México, no hay evidencia de que sí lo tengan.

Dejar un comentario



Por quién doblan las campañas
Apenas nos estamos sentando a la mesa y ya nos sentimos indigestados de esa comida rápida que, en la óptica de nuestros partidos, es el plato fuerte del “festín de la democracia” con que nos pretenden agasajar cada tres años: la propaganda política. Incluso en las estaciones que normalmente no transmiten ninguna publicidad se escuchan […]
Las Cortes de Estados Unidos: un campo de batalla
Durante años recientes, el politólogo estadounidense Francis Fukuyama, una estrella en su ámbito desde la publicación de El fin de la historia y el último hombre, en 1992, ha dirigido sus atenciones hacia un nuevo blanco: el supuesto declive en la función de las instituciones políticas dentro de su propio país. En el artículo en […]
La oposición a Castro desde Florida
Hace poco más de 10 años, mientras el mundo luchaba para explicar una acción militar estadounidense de insólita agresividad y de motivos muy cuestionables, empezó a difundirse una observación muy curiosa: la guerra en Iraq era culpa de Elián González. Por si usted no lo recuerda, González fue el niño cubano que el Gobierno de […]
Número 286, febrero de 2015
Cuba-Estados Unidos ¿Tierra a la vista? analiza el reciente acercamiento entre Cuba y Estados Unidos luego de años de que ambos países rompieran relaciones diplomáticas.
Reforma migratoria de Barack Obama
La reforma migratoria que anunció Barack Obama hace dos semanas fue una decisión fácil, una verdadera no-brainer, como dicen en Washington. Según anunció en su discurso del 20 de noviembre, el gobierno de Obama ya no deportará a los padres de ciudadanos o residentes legales, siempre y cuando tengan al menos cinco años viviendo en […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (93.807)
...

La distribución del ingreso en México (30.023)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (26.057)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (17.619)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria? (14.078)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Indicadores económicos de México febrero 2015
INEGI y Camacro

Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos