Monday, 20 April 2015
Artículos relacionados
Prólogo a la primera edición española de Los de abajo
Cultura | Gregorio Ortega Hernández | 16.11.2010 | 0 Comentarios

El connotado periodista Gregorio Ortega Hernández (1888-1981) inició su carrera en El Universal Ilustrado. En 1942 fundó su primera publicación, la revista Así, que dos años después se convirtió en la Revista de América y que dirigió hasta su muerte. Mantuvo sus colaboraciones en El Universal y El Universal Gráfico, donde escribía la columna Esa política. A continuación una transcripción del prólogo que Gregorio Ortega hizo a la primera edición española de los de abajo:

Pá­gi­nas que si­guen, en­vol­ven­tes y bár­ba­ras. Es­to fué la re­vo­lu­ción, es­to es Mé­ji­co; pe­ro no to­da la re­vo­lu­ción y me­nos to­do Mé­ji­co. los de abajo no as­pi­ran a tan­to. De­me­trio Ma­cías an­du­vo en “co­rri­dos” por el Ba­jío: gue­rri­lle­ro afor­tu­na­do, des­de­ño­so y me­lan­có­li­co. Co­mo De­me­trio Ma­cías son los cau­di­llos esen­cia­les: Vi­lla, Obre­gón, y al­gu­no ilu­mi­na­do y pa­triar­cal: Emi­lia­no Za­pa­ta. Co­mo el ja­lis­cien­ce, lu­cha­ron por ins­tin­to, sin sa­ber que iban con­tra los mi­le­nios so­bre las es­pal­das de los in­dios. Du­ran­te cien­to trein­ta años —con la pau­sa por­fi­ris­ta, som­bría—, Méji­co ha lu­cha­do y su­fri­do por en­con­trar su rit­mo pro­pio, per­di­do por los “en­co­men­de­ros” y los ti­ra­nos. Así, ca­da día: diez ahor­ca­dos y vein­te can­cio­nes, to­do en el cre­pús­cu­lo pa­rro­quial. La re­vo­lu­ción de 1910, que hoy —con el Go­bier­no del Pre­si­den­te Ca­lles—, es­tá dan­do for­ma a las ideas de li­be­ra­ción y re­no­va­ción, y que ha si­do la más hon­da y cruel, só­lo tie­ne una ex­pre­sión li­te­ra­ria: los de aba­jo, no­ve­la sin gra­má­ti­cas, en ése su es­ti­lo se­co, pre­ci­so y hon­do, de be­llas vir­tu­des epo­pé­yi­cas, que re­co­ge ad­mi­ra­ble­men­te el len­gua­je oí­do y lo plas­ma en fra­se sen­ci­lla y di­rec­ta.

No­ve­la sín­te­sis. Del mo­men­to pa­té­ti­co. Tal esas fra­ses mu­si­ca­les que son, pa­ra no­so­tros, to­da la so­na­ta: cul­mi­nan. No fal­ta ni un eco del ven­da­val. Ni si­quie­ra el más si­nies­tro: “¡Ya vie­ne Pan­cho Vi­lla!” Des­con­cier­ta y asus­ta. “La re­vo­lu­ción es el hu­ra­cán —di­ce So­lís a Cer­van­tes—, y el hom­bre que se en­tre­ga a ella no es ya el hom­bre…” Los de arri­ba es­tán crea­dos, no des­cri­tos, en dos o tres lí­neas. Los de aba­jo, la gen­te que más ha sen­ti­do Ma­ria­no Azue­la y so­bre la que ha es­cri­to mag­ní­fi­cas pá­gi­nas, go­zan vi­ta­li­dad más efi­caz y me­nos per­ece­de­ra que la que lu­cie­ron en las fe­rias del Ba­jío. Y a to­do lo lar­go, el ga­lo­par de los ran­che­ros su­ble­va­dos, due­ños del ce­les­te cam­po in­fi­ni­to…

Es­ta no­ve­la ha ido im­po­nién­do­se muy len­ta­men­te. Pu­bli­ca­da en El Pa­so de Te­xas, era des­co­no­ci­da del pú­bli­co me­ji­ca­no en 1918. El nom­bre mis­mo de Ma­ria­no Azue­la no era si­no el de un hu­mil­de mé­di­co de ba­rrio, guar­da­do en su pro­pia aus­te­ra in­ti­mi­dad. En 1924, una re­vis­ta me­ji­ca­na —El Uni­ver­sal Ilus­tra­do— la divul­gó y aven­tó a la ce­le­bri­dad el nom­bre os­cu­ro y re­traí­do. En Es­pa­ña, en 1926, es­pí­ri­tus pers­pi­ca­ces co­mo En­ri­que Díez-Ca­ne­do y Fa­bián Vi­dal se ocu­pa­ron de los de aba­jo. Gracias a la penetrante estima­ción que la nueva juventud española alienta por mi país, es posible esta edición de los de abajo con to­da la ca­te­go­ría edi­to­rial de que es dig­na la no­ve­la.

Los jó­ve­nes me­xi­ca­nos ad­mi­ran y res­pe­tan a Ma­ria­no Azue­la. Se le lle­ga a se­ña­lar co­mo pun­to de par­ti­da. Arran­que pe­li­gro­so, sin su po­de­ro­so don ex­pre­­­si­vo, sin ese otro tan hu­ma­no de sen­tir y com­pren­der al pue­blo. Al­gu­nos no­ve­lis­tas nue­vos con­ti­nua­rán lo que Azue­la, con fer­vo­ro­sa hu­mil­dad, ha ini­cia­do.

G. Ortega.
Madrid, 1927.  ~

Transcripción facsimilar del original.

Dejar un comentario



El enfrentamiento de un hombre con su herencia
Raúl Herrera Márquez, La sangre al río: La pugna ignorada entre Maclovio Herrera y Francisco Villa, Tusquets, México, 2014.   La lectura de la novela La sangre al río, de Raúl Herrera Márquez, es una experiencia por demás gratificante en la que, al enfrentarse con una visión enriquecida de la Revolución mexicana, el lector se […]
Reproches de ultratumba
Raúl Herrera Márquez, La sangre al río: La pugna ignorada entre Maclovio Herrera y Francisco Villa, Tusquets, México, 2014.   Leí en tan solo doce horas las más de cuatrocientas páginas de La sangre al río —simplemente no pude apartarme del libro. Cuando terminé, esta obra de Raúl Herrera Márquez se había convertido en mi […]
Tres miradas, una novela: La sangre al río
A través de la atenta lectura de nuestros autores invitados, nos adentramos en la obra más reciente de Raúl Herrera Márquez, La sangre al río, una novela que va más allá del epíteto “histórica” para dejarnos entrar en la vida entera de una familia marcada por los sucesos de la Revolución mexicana. Más que desmitificar […]
José Vasconcelos y la Reforma de Córdoba
El fracaso revolucionario
Un repaso por la revolución cultural y educativa que encabezó en nuestro país José Vasconcelos. Ideas que emigraron hasta Argentina, donde retomaron fuerza para consolidar la idea de lo latinoamericano. ¿Hasta dónde esos esfuerzos erradicaron las taras de la educación? ¿Cuáles fueron los fracasos de esas propuestas y qué debemos retomar en esta época? De […]
Novela verdadera
  Raúl Herrera Márquez, La sangre al río: La pugna ignorada entre Maclovio Herrera y Francisco Villa, Tusquets, México, 2014.   “–Mi general, le vengo a informar que voy a matar a Francisco Villa”. Con la llaneza de esta línea, Raúl Herrera Márquez nos hace entrar a una narrativa compuesta como un holograma en contrapunto, […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (102.307)
...

La distribución del ingreso en México (33.999)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (27.942)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (19.399)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria? (15.721)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Indicadores económicos de México febrero 2015
INEGI y Camacro

Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos