Sunday, 21 December 2014
Artículos relacionados
Por qué nunca fuimos a ver la película mexicana (tercera de cuatro partes)
Blog | Manzanas Verdes | Abel Muñoz Hénonin | 27.09.2010 | 3 Comentarios

ilustracion_por que nunca fuimos

Con el afán de entender por qué el cine mexicano es tan poco popular entre las audiencias mexicanas, en las dos entregas anteriores hemos reflexionado sobre la influencia del sistema de producción-distribución-exhibición de Hollywood y sobre las trabas, o al menos la actitud ambigua de las cadenas exhibidoras hacia el cine nacional. A pesar de todo hay películas nacionales que han obtenido una aceptación popular o ingresos de taquilla notables. ¿A qué se debe?

Excepciones 1: cintas de gran público

Pues bien, aunque haya una influencia poderosísima de Hollywood en las salas mexicanas y los exhibidores no sean almas de la caridad y no les pongan las cosas fáciles a los cineastas mexicanos, hay películas que a pesar de los pesares han sido muy exitosas entre la audiencia. Se me ocurren seis casos: Sexo, pudor y lágrimas (Antonio Serrano, 1998), Amores perros (Alejandro González Iñárritu, 2000), Y tu mamá también (Alfonso Cuarón, 2000), El crimen del padre Amaro (Carlos Carrera, 2002), Arráncame la vida (Roberto Sneider, 2008) y El estudiante (Roberto Girault, 2008). Al repasar la lista pienso que, como conjunto, tienen poco en común, excepto porque han sido vistas por mucha gente.

Pero me haré la pregunta obvia: ¿por qué estas películas han tenido tanto público?

En primer lugar todas han tenido campañas publicitarias fuertes. Han seguido el principio de que es necesario colocar temas o productos en la cabeza de los espectadores (o los consumidores). Sexo, pudor y lágrimas anunciaba el regreso del cine mexicano bien hecho a las carteleras y funcionó. Amores perros llegó a la cartelera como una leyenda venida de Cannes. El crimen del padre Amaro se valió de uno de los muchos escándalos de la iglesia católica. Siguiendo las reglas de la publicidad, no basta con tener campañas amplias sino que hay que darle una identidad al proyecto (o producto) y eso se hizo.

Pero la publicidad no basta. Necesita haber algo más. Entonces, ¿qué puede hacer exitosas a estas películas? Y la respuesta obvia es que dan lo que la gente espera, es decir, que tienen esquemas reconocibles, a la gringa, vaya. Y bueno, pues no. Sexo, pudor y lágrimas es una comedia clasemediera un tanto internacional, pero no con un esquema gringo (de entrada, habla de parejas que se separan). El crimen del padre Amaro, además de su historia central muy latina —en el término más amplio del concepto—, quiso hacer un palimpsesto de la realidad —corrupta y sórdida, obvio— mexicana. Arráncame la vida es una actualización del cine mexicano de la época de oro. Y tanto Amores perros como Y tu mamá también son trabajos de autor (o autores).

No vi El estudiante, pero algo me queda claro de esa película: a la gente le gustaba y por eso la recomendaba. ¡Ojo!, se trata de gente común y corriente que sólo quiere ver una película y puede pasar de sus postulados morales —o incluso coincidir con ellos— sin ningún resquemor. Y digo, los cineastas del Opus también tienen derecho de expresarse y también tienen derecho de que les vaya bien. Como no vi y no me interesa ver ni por accidente esta película en particular no la juzgaré. Pero lo que sí noté fue que la gente decía que estaba bonita, que Jorge Labat actuaba como los grandes o que se sentía conmovida ante un choque de valores entre generaciones. De nuevo: no tengo nada que decir al respecto.

Lo que sí tengo claro es que al menos Sexo, pudor y lágrimas, Amores perros, Y tu mamá también y Arráncame la vida son películas de buena factura. Con esto me refiero a que tienen historias —al menos— solventes, una producción decorosa —y no me refiero a su presupuesto sino a la calidad de la producción— y establecen vínculos de emoción con el público— sin que esto signifique identificación. Total, que al final lo que hace memorables estos esfuerzos (de autor o no) es su hechura.

Sólo que además de este cine, cierto cine de arte no popular mexicano también ha sido exitoso. ¿Bajo qué criterios?

Entregas anteriores

Parte 1
Parte 2
Parte 4

3 Respuestas para “Por qué nunca fuimos a ver la película mexicana (tercera de cuatro partes)”

Dejar un comentario



Cine, género y derechos humanos
Se presentan en distintas sedes del país dos excelentes opciones para disfrutar del cine y asomarse a las temáticas actuales en los ámbitos del género y los derechos humanos; la Muestra Internacional de Cine con Perspectiva de Género y el 7º Festival Internacional de Cine y Foro de Derechos Humanos de México.   dhfest El […]
Detrás de Hollywood
Las películas de Hollywood tienen una fascinación eterna con el éxito, con la grandeza. Se nota, por supuesto, en la preferencia casi absoluta por el final feliz. En películas como Argo, 12 años de esclavitud, y El Señor de los Anillos (cada una ganadora del Oscar para mejor película), los horrores y tragedias sirven para […]
El arte del gesto ínfimo: Pina de Wim Wenders y la Gira de Documentales Ambulante 2012
Lo que más sorprende de la danza es la ilusión de una libertad física absoluta que, sin embargo, se logra únicamente a través del control más extremo del cuerpo. Esta paradoja es sólo una de las fuerzas que entran en discordia en la danza. Sobre el escenario polos en pugna se encarnan en los cuerpos […]
Cultura pirata
Tarantino trabajó durante su juventud en un negocio de renta de películas. Había crecido en un barrio multiétnico en el que los filmes de Bruce Lee fueron objeto de culto y que nutrieron desde su infancia la imaginación y maestría técnica que le llevaron más tarde a la fama. El que hubiera trabajado en los […]
Listas Fundamentales de la Cultura Mexicana
Con esta primera de tres entregas cumplimos el compromiso de publicar algunas de las más de seiscientas listas del lector registradas hasta el cierre de esta edición. He aquí una pequeña muestra de las que nuestros lectores, a partir de las quince categorías disponibles, consideran obras fundamentales de la cultura mexicana. Agradecemos su valiosa participación […]
Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (42.928)
...

La distribución del ingreso en México (15.590)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (14.039)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (9.088)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Planes a futuro. (Cuento radiofónico) (5.786)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos