Sunday, 21 December 2014
Artículos relacionados
Inequívocos
Blog | Javier González Cárdenas | 11.08.2010 | 0 Comentarios

corrupcion en gris

Los que siempre tuvieron la razón
estaban solos y confiaban
únicamente en sí mismos,
jugaban duro, soltaban
lúdicamente sus golpes,
sus miedos, sus extorsiones:
sólo eso los divertía.

Incidían en la historia, promovían
la histeria y el pánico rebosaba
en calles donde el sosiego
era sólo un simulacro.

Los que siempre tuvieron la razón
marcaban sus cartas,
entraban a empellones
a las salas y desmantelaban
las maquinarias del azar
para sumir al mundo
en océanos de raciocinio.

Jugaban duro y estaban muertos
de risa
ante la muerte, estaban
siempre drogados, adormecidos
por su vanidad y revitalizados
por loas que a veces los endiosaban,
y morían —sólo de vez en cuando—
por sobredosis de razones,
y como siempre tuvieron la razón
andaban mal dosificados,
le sobraban al país, andaban
presentificados (atrapados
en un instante perpetuo), bajo
un reflector absurdo
que los encastillaba en el reino
de sus delirios de grandeza.

Los que siempre tuvieron la razón
alimentaban su ego con pato
a la naranja, con caviar
y afectaciones principescas.

Inflaban su esparcimiento
con sesudas vacaciones,
sexo amable y manejable,
bebidas óptimas y membresías
en clubes de futilidades.

Tragaban muertos,
cocinaban y condimentaban
la carroña, olvidaban así
los genocidios que afanosamente
perpetraron.

Fueron exonerados
de toda acusación
y alquilaron la felicidad
hasta agotarla.

Los que siempre tuvieron la razón
tendrán un mausoleo de cinco estrellas,
pero antes volarán en sus jets
privados y atestados
de crudos pasatiempos:
palmearán las nalgas de una prostituta
vieja y desdentada, fumarán habanos,
beberán licores, botellas de coñac
de carne y hueso,
brindarán en honor de la historia
que burlaron, deshonraron y chingaron,
como a su progenitora,
y en la noche de graduación
de sus obesas existencias,
después de sus discursos
de desagradecimiento,
cederán la palabra a la nación
que los mantuvo subsidiados.

Javier González Cárdenas (Tijuana, 1973). Escritor y periodista.
Ha publicado Esto es lo que pienso de ti (novela, 1996)
y Ficciones de carne y hueso (cuentos, 2008).
Tiene, entre otros reconocimientos, el primero y tercer lugares,
en los géneros de cuento y poesía respectivamente,
en el Primer Concurso Literario del Noroeste en 1995,
y el Premio Nacional de Fantástico y de Ciencia Ficción,
otorgado por el Gobierno del Estado de Puebla.

Visita su blog: www.tijuanaexlibris.blogspot.com

Dejar un comentario



Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (42.908)
...

La distribución del ingreso en México (15.572)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (14.028)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (9.076)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Planes a futuro. (Cuento radiofónico) (5.722)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos