Monday, 22 December 2014
Artículos relacionados
A dos de tres caídas, sin límite de tiempo
Blog | Opinión | Viridiana Ríos | 08.01.2010 | 0 Comentarios

Me subo al rin. Yo soy valiente, soy estoica. Yo no me voy sin pelear, pero eso sí, contra la ciudad de México, siempre me toca knock out.

A veces la Ciudad se toma su tiempo, juega conmigo, me deja moverme un rato, brincotear y de repente ¡boom! Me noquea: la pobreza, la desigualdad, la desesperanza, la delincuencia me golpean la cara. Caigo al rin. Ahí están los niños de la calle con sus monas, los indigentes, los puentes sin terminar, los baches, los microbuseros, el desempleo… Mi querida ciudad de México, siempre tan mágica pero tan cruda.

Otras veces, la Ciudad tiene prisa y me manda a la lona en cuanto llego. Aquella vez me noqueó en el avión. En la fila había tres asientos. Yo ocupaba el de la ventana, a mi lado, Marta con su bebé viajando a México por primera vez luego de años de haber emigrado a Estados Unidos a trabajar de ilegal; junto a ella, una señora de rayitos con una bolsa de mano en la que podía meter un caballo. El avión despega. El hijo de Marta comienza a llorar y ¡boom!… me voy a la lona.

-Oye -dice la señora de los rayitos en un comentario noqueador- ¿qué no te ha dicho el pediatra que hay que darle la mamila para que no llore en el avión?

Marta movía la cabeza. Yo, incrédula, en la lona, pensé en cómo la desigualdad ha convertido al país en un montón de piezas desconectadas, insensibles e inconscientes de la existencia de los otros. Los ricos no saben cómo viven los pobres.

-Oye -alcanzo a murmurar desde mi esquina- ¿qué no le ha dicho el periódico el país en el que vivimos?

Ciertamente, los periódicos no han dicho mucho. El debate mediático ha mantenido a la desigualdad económica como un mal no suficientemente merecedor de una discusión constante.

El narco y el crimen se han llevado los reflectores. Los diarios dedicaron páginas enteras en 2009 a contabilizar las 7,724 ejecuciones (o 6,576 según El Universal), los más de 1300 secuestros y los miles de ilícitos (120 mil sólo en el DF) que se cometieron en el país. Nos enteramos boquiabiertos de la existencia de sicarios como El Pozolero, del asesinato de Beltrán Leyva, de los 10 alcaldes que proveían de protección a La Familia en Michoacán y de la incursión de los Zetas en la extorsión, el tráfico de migrantes y hasta la venta de gasolina.

Imagen 4

Pero eso sí, no nos enteramos que México es mucho más desigual que países africanos como Uganda, Senegal y Nigeria. Nadie dijo que dentro del gobierno federal los salarios de los altos directivos son más de 1500% lo que ganan sus choferes, mientras que en algunos países las diferencias salariales entre los empleados de una misma compañía suelen no exceder el 500%.

Pero sobre todo, nadie dijo que es precisamente en el ataque a esta desigualdad económica donde yace la raíz y la cura de los problemas que sí discutimos. La baja movilidad económica es la madre del crimen. Los adolescentes no son ingenuos. Ellos conocen -o intuyen- sus posibilidades de desarrollo económico. En nuestro país, nacer en una clase es prácticamente garantía de permanecer en ella. Aun con una carrera, 8 de cada 10 alumnos en 16 de las más demandas carreras de la UNAM son desempleados, y los dos que encuentran empleo ganan en promedio un poco más de 7,000 pesos mensuales -menos de lo que se paga de colegiatura en el ITAM (ni decir del Tec o la Anahuac).

El crimen promete una movilidad que el mercado laboral legal no puede igualar. Para prueba, los arreglos florales de 150,000 pesos que le mandaron a Beltrán Leyva durante su funeral, el Mercedes blindado que se compró ZhenliYe Gon al contado o el celular de oro de 24 kilates de Benjamín Arellano Félix.

No basta con luchar contra la pobreza con programas de empleo temporal como el PET de Sedesol (empleos que pagan menos del salario mínimo por jornada). No basta con brindar educación primaria al 95% de los niños. Necesitamos crear empleos y proveer de una educación con calidad para permitir la movilidad social. Necesitamos crear empleos con posibilidades de crecimiento. Necesitamos apoyar a la pequeña empresa.

El poder de noqueo de mi dulce y cruel adversaria de lucha, la ciudad de México, yace en su severo desorden bipolar. En ella fluctúan la opulencia: el Pantalón de Santa Fé (que por cierto, me dijeron va a caerse al primer temblor) y la miseria: colonias como la Gabriel Hernández donde a cierta hora de la tarde los taxistas comienzan a decirme “pa’llá si no la llevo señorita, asaltan de a tiro”.

Querido lector, abramos un debate de causas, no de efectos. Vencer al crimen requiere primero vencer la desigualdad.

l

l

Viridiana Ríos

Estudiante del doctorado en Gobierno y miembro del
Programa en Iniquidad y Política Social en la Universidad
de Harvard. Antes de ingresar al doctorado cursó la
licenciatura en Ciencia Política en el ITAM. Por favor,
dirija sus comentarios a vrios@fas.harvard.edu

Dejar un comentario



Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (42.959)
...

La distribución del ingreso en México (15.624)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (14.074)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (9.117)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Planes a futuro. (Cuento radiofónico) (5.956)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos