Tuesday, 23 December 2014
Artículos relacionados
Obra gráfica. Ricardo Guillarena
Cultura | Obra Plástica | Ricardo Guillarena | 05.10.2009 | 1 Comentario

13_cultura_obrgraf

En el trazo de Ricardo Guillarena, en su dibujo deliberadamente convulso y muchas veces elemental, en el aparente desinterés compositivo de sus pliegos, hay una búsqueda de la pureza infantil, no de tipo moral o espiritual sino literal de una pureza de mirada. Guillarena nos reinstaura en ese reino de los sentidos, del trance o la atención perfecta, así sea fugaz, de la que sólo son capaces el niño y el eremita, y desde ese punto de la coordenada espacio-tiempo percibimos sus dibujos.

Puros en ese sentido, los ojos de Guillarena conocen el miedo y la seducción, las impresiones sensibles que a un tiempo nos atraen y nos confunden, y que las lentes del conocimiento y la razón van, con el tiempo, alterando. Estamos así en un jardín y tumbados en el pasto imaginario miramos cada detalle verde de los filamentos, magnificados por la cercanía. En todo su tamaño, también, vemos un espléndido insecto: es una hormiga roja y negra, o un ciempiés, pero a tan corta distancia nos parece que jamás habíamos visto algo así. Nos observa con sus múltiples ojos, como a un objeto más. El insecto continúa su actividad, indiferente a la vida humana, y entonces su anatomía se vuelve extraña: las pinzas; las dentadas, abismales fauces; las traslúcidas, peludas, numerosas patas.

En este viaje a lo minúsculo —contraparte del viaje de D.H. Lawrence por los distantes, orgánicos bosques y montañas— nuestros ojos se han abierto a la verdad del mundo natural. No el de las flores y los detalles sublimes, sino el de formas de vida que nada tienen que ver con lo humano: formas que engullen, digieren, asimilan, desechan, indistintamente. El colibrí ya no es ahí el delicado ser volador que recoge las mieses de una flor, sino una entidad que busca alimento, una mancha de instinto acoplada por el pico a una corola. La figura humana, las formas femeninas ya no son siluetas sugerentes sino trazos nerviosos que comparten las propiedades de esos insectos.

Con la intencionalidad del artista adulto, con una singular potencia introspectiva, Guillarena recobra esa mirada pueril, se confronta con ella y con las visiones que quizás alguna vez le propuso: preñadas de fascinación y asombro, de miedo y repulsión, de insectos y figuras que intercambian partes, de la fantasía —en una palabra— de un pasado de otro modo inconjurable.

Una respuesta para “Obra gráfica. Ricardo Guillarena”
  1. Evidentemente lo que más me gusta de esta revista, ¡son sus dibujos! ¡Qué bien! Lo demás también pero ¡me encanta que tengan una Galería!

Dejar un comentario



Más leídos
Más comentados
Los grandes problemas actuales de México (43.008)
...

La distribución del ingreso en México (15.657)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (14.111)
...

¿Por qué es un problema la lectura? (9.152)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Planes a futuro. (Cuento radiofónico) (6.118)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

1
Foro de Indicadores
Adjudicación directa: ¿excepción que se vuelve norma?
Eduardo Bohórquez y Rafael García Aceves

Debates que concluyen antes de iniciarse
El proceso legislativo reciente y sus números

Eduardo Bohórquez y Javier Berain

Factofilia: Programas sociales y pobreza, ¿existe relación?
Eduardo Bohórquez y Paola Palacios

Migración de México a Estados Unidos, ¿un éxodo en reversa?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Donar no es deducir, donar es invertir. Las donaciones en el marco de la reforma fiscal
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Impuestos, gasto público y confianza, ¿una relación improbable?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Los titanes mundiales del petróleo y el gas
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La pobreza en perspectiva histórica ¿Veinte años no son nada?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

La firme marcha de la desigualdad
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia. 2015: hacia una nueva agenda global de desarrollo
Roberto Castellanos y Eduardo Bohórquez

¿Qué medimos en la lucha contra el hambre?
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Bicicletas, autos eléctricos y oficinas-hotel. El verdadero umbral del siglo XXI
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Parquímetros y franeleros: de cómo diez pesitos se convierten en tres mil millones de pesos
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Una radiografía de la desigualdad en México
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos

Factofilia: Más allá de la partícula divina
Eduardo Bohórquez y Roberto Castellanos